23.8.10

Pan rústico



Tremendo pan me salió este fin de semana...(perdonad pero no tengo abuela)... Ya había probado esta receta dos veces, de sabor muy rico pero de aspecto no tanto (no me esmeré la verdad) y esta vez me he enamorado de él...un pan único de kilo con una miga blanca estupenda...Y encima, el greñado, que normalmente no me sale muy bien ¡esta vez ha salido perfecto!  Gracias a Andrés por sus recomendaciones, por la masa madre y por tener un material estupendo para los panes, como es el baneton alargado de pulpa de madera de kilo que utilicé para darle forma y levar este pan.


Por cierto, no os he hablado de que el 4 y 5 de septiembre, en el CIO Mijas (en Mijas Costa, Málaga) voy a asistir a un Taller de pan artesano, organizado por el Amasadero e impartido por Beatriz, de La cocina de Babette. Os dejo un enlace al blog de Andrés para que veais mejor la información ¡Tengo unas ganas de que llegue!





Este pan esta hecho con masa madre malagueña o rústica que nos regaló Andrés cuando visitamos su tienda (también nos regaló masa madre San Francisco). Yo ahora la estoy refrescando con harina de fuerza y agua en la misma cantidad y estoy esperando que nuestro Amasadero vuelva a comercializar harinas para poder refrescarla como él hace, con harina panadera recia....¡Es una indirecta muy directa!






INGREDIENTES:

  • 300 gr. de harina de fuerza
  • 200 gr. de harina de sémola de trigo duro
  • 200 gr. de masa madre malagueña o rústica
  • 250 gr. de agua
  • 10 gr. de sal
  • 5 gr. de levadura seca de panadería





PREPARACIÓN (1º amasado con panificadora):

  • Echamos todos los ingredientes en la cubeta en el orden indicado: agua, sal, harinas, levadura y masa madre, y ponemos la panificadora en el programa ‘masa’ hasta que termine.
  • Sacamos la masa y desgasificamos. Damos forma rectangular y enrollamos.
  • Espolvoreamos harina en un baneton alargado de pulpa de madera de 1 kg. Metemos la masa y tapamos con un paño húmedo. Dejamos reposar hasta que doble de volumen. Precalentamos el horno a 250º con un  cuenco con agua 
  • Colocamos papel vegetal en la bandeja del horno y volcamos con cuidado nuestro pan. Hacemos unos cortes con la cuchilla y metemos en el horno. 
  • Horneamos 30 min a 250º. Después cubrimos el pan con papel de aluminio para que no se tueste excesivamente y bajamos la temperatura a 220º. Durante 15 min. más.
  • Sacamos y dejamos reposar sobre una rejilla.


El resultado es un pan de corteza crujiente, miga blanda y esponjosa, perfecto para mojar en un buen aceite de oliva virgen extra y disfrutar como niños...