3.5.18

Pastel de merluza y gambas. Sin lácteos.



Nunca he sido muy fan de los pasteles de pescado. Pero será porque los que he probado siempre me resultaban pesados y con poco sabor a la materia prima, supongo que por la habitual adicción de nata en la mezcla.

Cuando vi hace tiempo este pastel de merluza de Ana Cabello, de blog Bocados fit, sabía que lo tenía que probar a hacer, y no me ha defraudado. No tiene nata y se agrega calabacín que le da una textura ligera y fresca.

Yo he realizado mi versión, adaptando la receta a la mitad y añadiendo unas gambitas y alguna cosita más. ¡Ha quedado de 10!



PASTEL DE MERLUZA Y GAMBAS


INGREDIENTES (4 personas):
  • 1 puerro
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 calabacín mediano
  • 1 cucharada de tomate concentrado o 2 de salsa de tomate
  • 400 gr. de merluza
  • 125 gr. de gambas
  • 2 huevos
  • Sal
  • Pimienta negra o verde recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:
  • Cocemos la merluza en una cacerola con agua. Al hervir echamos el pescado y cuando vuelva a hervir de nuevo el agua, saca la merluza y escurrimos. Hacemos la misma operación con las gambas (si utilizas gambas congeladas, descongela primero en el microondas)
  • Cuando la merluza esté templada, quitamos la piel y espinas que tenga y desmigamos. Reservamos.
  • Por otra parte, pochamos a fuego lento el ajo, la cebolla, el puerro y el calabacín pelados y picados, hasta que estén tiernos y melosos. Dejamos que temple.
  • Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo.
  • En un vaso batidor ponemos todos los ingredientes: las verduras pochadas, la merluza, las gambas, los huevos, la sal y pimienta. Batimos muy bien.
  • Preparamos nuestro molde para horno, preferiblemente tipo plum cake. Yo he utilizado un molde de Pyrex. Aceitamos el molde y vertemos la mezcla del pastel.
  • Horneamos durante 40-45 minutos. Comprobamos con un palillo si está hecho. Sacamos y dejamos enfriar. Metemos en el frigorífico. 
  • Servimos frío, y podemos acompañarlo con unas hojas verdes y mayonesa o alioli. ¡Riquísimo!