8.10.12

Bizcocho clásico de yogur y limón (con un toque diferente)



¿Quién no ha hecho nunca el típico bizcocho de yogur? Sí sí, ese del 1, 2, 3...Estoy casi segura de que la mayoría, como yo, fue el primer bizcocho que hicieron. Fácil y de resultado fantástico.

Pues como soy un poco "tocapelo..." y el sabor a limón en la repostería me encanta, he trastocado un poco esta receta tan tradicional (que, por cierto, ¿alguien sabe su origen?), quitándole un huevo y añadiéndole limón entero, con su cáscara, su pulpa y su zumo. El sabor así está muy conseguido, sabe mucho a limón y queda superesponjoso.





BIZCOCHO CLÁSICO DE YOGUR Y LIMÓN (CON UN TOQUE DIFERENTE)


Molde utilizado: cake de vidrio de 23,5*12,5*7 cm.


INGREDIENTES:

  • 2 huevos
  • Un yogur natural
  • Una medida de yogur de aceite de oliva virgen extra (un pelín menos)
  • 2 medidas de yogur de azúcar (un pelín menos)
  • 3 medidas de yogur de harina de repostería (bien llenos)
  • Medio limón (un limón si es pequeño)
  • 10 gr. de levadura química


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Lavamos muy bien el medio limón, le quitamos los huesos y el extremo. Picamos muy finamente en un accesorio picador.
  • En un cuenco grande agregamos todos los ingredientes excepto la harina y la levadura y batimos enérgicamente con la batidora hasta que no quede ningún grumo, a excepción de alguno pedacitos de pulpa o cáscara de limón.
  • Tamizamos la harina y la levadura y la agregamos poco a poco a la mezcla integrándola con movimientos envolventes.
  • Pincelamos el molde con un pelín de aceite y después cubrimos con harina espolvoreada con un colador.
  • Volcamos la masa y dejamos que repose una media hora.
  • Precalentamos el horno a 160º y horneamos a la misma temperatura durante 55 minutos aprox., o cuando comprobemos con una aguja que está hecho por dentro.


PREPARACIÓN CON THERMOMIX:

  • Lavamos muy bien el medio limón, le quitamos los huesos y el extremo.
  • Echamos todos los ingredientes junto en el vaso y programamos 40 seg., vel. 5-7.
  • Pincelamos el molde con un pelín de aceite y después cubrimos con harina espolvoreada con un colador.
  • Volcamos la masa y dejamos que repose una media hora.
  • Precalentamos el horno a 160º y horneamos a la misma temperatura durante 55 minutos aprox., o cuando comprobemos con una aguja que está hecho por dentro.


A TENER EN CUENTA


No es necesario el reposo de la masa durante media hora, pero el bizcocho gana en esponjosidad y sube un poco más.

La masa queda un pelín menos espesa que la masa habitual de un bizcocho, pero no supone ningún problema. Es por ello que se hornea a menos temperatura durante más tiempo. Así se hace bien por dentro sin quedar muy tostado por fuera y también gana en frescura y esponjosidad.