6.2.12

Mis croquetas del puchero (paso a paso)



¡Las croquetas son tan universales! y sobre todo las de aprovechamiento. En Málaga es de lo más típico realizar las croquetas con la carne sobrante de hacer el puchero. Pero en cada casa se les da un toque diferente. De hecho, mis croquetas son muy diferentes a las de mi madre (ella las hace con la carne del puchero, leche y taquitos de jamón), pero a mí me gusta aprovechar, además de la carne, las verduras y los garbanzos sobrantes, y utilizo el caldo del puchero en vez de leche para darles forma. A Pedro le encantan, dice que son muy parecidas al falafel pero con el toque malagueño.






INGREDIENTES*:


  • 200 gr. de garbanzos cocidos
  • 120 gr. de carne cocida (pollo y/o ternera)
  • Apio, zanahoria, puerro
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Comino
  • Pimienta negra molida
  • 6 cucharadas de caldo del puchero
  • 6 cucharadas de harina
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla
  • 1-2 huevos
  • Pan rallado


*Las cantidades son aproximadas, no siempre sobra la misma cantidad...Ya saben, el buen cocinillas sabe cocinar a ojo...



1. Picamos la carne muy menudita.



2. Ponemos los garbanzos y las verduras troceadas en una fuente y los trituramos con un tenedor.



3. Deben quedar como un puré.



4. Agregamos la carne al puré de verduras y garbanzos y mezclamos muy bien.



5. Reservamos la mezcla.



6. Picamos finita la cebolla .



7. La doramos en una sartén grande antiadherente.



8. Cuando la cebolla está pochada, agregamos el puré anterior, la sal y las especias.



9. Mezclamos  bien la masa de croquetas durante unos minutos.



10. Agregamos el caldo del puchero y la harina. 



11. Removemos muy bien con una cuchara  hasta que la masa se despegue totalmente de la sartén.



12. Pasamos la masa a una fuente y la dejamos templar un poco, lo suficiente para que se pueda manejar sin quemarnos.



13. Le damos la forma a las croquetas de la manera que tengamos costumbre.  Dejamos enfriar completamente.



14. Pasamos por huevo batido y pan rallado, no excesivamente, que no quede el rebozado muy grueso. Freímos en abundante aceite caliente.




¡Cómo se disfrutar con unas buenas croquetas caseras! ¿A que sí? Cogan un par de ellas de aperitivo, ¡les invito!