8.8.10

Destino: Santa Fé - Fuentevaqueros...

...en un pequeño terreno de la vega de Granada, donde descansan Arturo y Juanita del trabajo y la ciudad, y se dedican a recolectar en su huertecito y vivir relajadamente.

Tomates

Arturo y Juanita son amigos de los padres de Pedro desde hace muchísimos años y alguna vez que otra nos dejamos caer por Granada a visitarlos, y a veces vamos al campo, una casita que tienen entre Santa Fé y Fuente Vaqueros con terrenito donde cultivan "para sus habíos".

Llegamos a los dos de la tarde: un calor sofocante nos hizo meternos en la casa, comer, echar la siesta y ver la tele un ratito. Hasta casi las 18:30 no se pudo salir. Nos dimos un baño en la pequeña piscina y, cuando iba cayendo la tarde, nos pusimos entre todos a recolectar y regar.


Tomates cherry

Yo me puse a recoger tomates cherrys, mientras Lucía y Juanita cogían judías verdes y pimientos, y Arturo se metía entre las matas de tomates y después las de berenjenas. Agustín se dedicaba a los jazmines para perfumar mi casa. Más tarde me centré en los árboles frutales: los melocotones eran pocos y pequeños, pero estaban maduros y de un sabor inigualable. Pedro llevaba los canastos.


Melocotonero

Empecé con 4 manzanas hasta que Juanita me dijo que estaban verdes, que esta variedad era de manzanas rojas (ignorante de mí...)


Manzano
Las calabazas y los melones que tenían plantados estaban saliendo...


Melones

El ciruelo tenía pocas ciruelas pero bien hermosas. También salieron algunos pepinos y calabacines y les quedan por recoger los higos (cargados pero todos verdes) y lechugas, plantadas de hace poco.

Como en todo campo que se precie hay hierbas aromáticas: hierbabuena, menta, albahaca, romero...y por supuesto flores variadas.

Sin darnos cuenta eran casi las 9 y nos teníamos que volver Málaga. Recogimos tranquilamente y Arturo y Juana nos regalaron un canasto (hecho por el padre de Arturo) lleno hasta arriba de las frutas y verduras del huerto, con hierbas incluidas. Desde aquí quiero darle las gracias por la comida, la compañía y la recolecta que nos trajimos para casa, que hace que mi cocina hoy esté muy pero que muy contenta.