21.6.10

Hogazas de centeno y avena



Desde la visita que hicéramos los Gastronautas malagueños a la tienda de El Amasadero, tenía unas ganas rabiosas de ponerme a hacer pan. Entre mis adquisiciones se encuentran dos banetones de mimbre de medio kilo y harina de centeno y panificable que nos regaló Andrés. Con ellas he hecho estos panes tan hermosos y tan ricos de sabor. La harina blanca de centeno me ha resultado deliciosa.






La idea de esta receta ha surgido de la  Pan integral de avena del blog Mis recetas favoritas de Hilmar, un blog increible y con unos panes fabulosos. Aunque yo le he dado bastante la vuelta a la receta, me ha servido de inspiración.



 



INGREDIENTES (2 hogas de medio kilo aproximadamente):

  • 400 gr. de harina blanca de centeno
  • 150 gr. de harina panificable
  • 100 gr. de copos de avena
  • 15 gr de levadura fresca de panadería
  • Una cuchardita de sal
  • 20 gr. de miel de abeja
  • 50 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 370 ml. de leche


PREPARACIÓN (1º amasado con panificadora):

  •  En una fuente honda disolvemos la levadura, la miel y la avena en la leche templada.
  • Ponemos en la cubeta de la panificadora las harinas, la avena y la sal.
  • Agregamos la leche con los ingredientes disueltos.
  • Por último incorporamos el aceite.
  • Programamos la panificadora en el programa de amasado (que tiene amasado y levado, 1:30 h. en total).
  • Cuando termine el programa sacamos la masa en una superficie enharinada. La amasamos un poco para desgasificarla.
  • Cortamos en dos trozos iguales y le damos la forma de los banetones (uno de barra y otro de bola)
  • Enharinamos muy bien los banetones y ponemos las masas en ellos. Tapamos con un paño de algodón humedecido y dejammos levar en el sitio más cálido de la cocina durante hora y media.
  • Precalentamos el horno a 230º durante 15 min. con una recipiente con agua en la base
  • En la placa de horno y sobre papel vegetal, damos la vuelta a los banetones con cuidado, ayudados de la mano mientras volcamos la masa.
  • Horneamos a 230º 10 min., después bajamos a 200º y dejamos 30 min. más (dependerá del horno).
  • Sacamos con una paleta los panes y dejamos enfriar completamente en una rejilla.