23.5.10

Panecillos blancos con poolish de yogur





Vuelvo fuerte con el pan. Hace más de un mes que no hacía. Normalmente hago pan los fines de semana y hace mucho que no tenía uno finde libre y en casa.

Estos panecillos son bastante conocidos por la red. La receta pertenece al libro de Xabier Barriga Pan: hecho en casa y con el sabor de siempre. Yo le he añadido semillas de sésamo (porque me encantan las semillas). Están riquísimos y me ha gustado mucho hacer la poolish, es verdad que el pan huele y sabe menos a levadura.



INGREDIENTES (12 panecillos de 70-80 gr.):


Para la poolish:

  • 100 gr. de harina de fuerza
  • 100 gr. de yogur natural
  • 5 gr. de levadura fresca prensada
  • 70 ml de agua.


Para la masa:

  • 500 gr. de harina de fuerza
  • 10 gr. de sal
  • 225 ml. de agua
  • 45 gr. de levadura prensada fresca
  • 200 gr. de poolish de yogur
  • 50 gr de semillas de sésamo (opcional)


PREPARACIÓN (1º amasado con Thermomix):

  • Elaboramos la poolish la noche anterior: mezclamos el agua con la levadura hasta que esta esté bien disuelta. Añadimos el yogur y removemos. Después echamos la harina poco a poco hasta que se quede la masa sin grumos y bien ligada. Reservamos en el frigorífico hasta el día siguiente.
  • Para hacer la masa de pan he utilizado la thermomix, también lo podéis hacer a mano: Echamos todos los ingredientes en el vaso junto con la poolish y mezclamos 20 seg. vel. 5.
  • Amasamos 3 min., vaso cerrado, vel. espiga.
  • Dejamos la masa en el vaso reposar durante 15-20 min.
  • Sacamos la masa en una superficie enharinada. Cortamos la masa en porciones de unos 70-80 gr. y los hacemos bolas. Colocamos en la bandeja de horno.
  • Dejamos reposar durante una hora y media en un lugar cálido y con un paño húmedo encima.
  • Precalentamos el horno a 250º poniendo en la base del horno un recipiente resistente con agua. Pulverizamos los panecillos con agua, hacemos cortes a algunos con una tijera en la parte superior y cocemos a 250º durante 12-14 min. Salen dos hornadas.
  • Los ponemos a enfriar sobre una rejilla y después ¡listos para comer!