22.8.13

Galletas integrales de plátano




Dejamos un poco de lado las recetas típicamente veraniegas para volver a encender el horno. Sí, sé que en estas fechas da una pereza absoluta y se hace imposible entrar en la cocina con el horno encendido, pero cuándo ves el resultado ¿vale la pena? Pues sí, y mucho, vale la pena todas las gotas de sudor, las abanicadas, la ducha posterior y, es que los que somos amantes de la cocina tenemos un punto de masoquismo que nos hace tan encantadores ¿no creen? Todo el mundo se rinde a nuestros pies cuando prueban nuestros bocados...

He hecho muchísimas pruebas de galletas de plátano hasta llegar a la definitiva: con más plátano, con el huevo entero, más gorditas, más blanditas, con más o menos miel...pero estas son las que al final me han convencido por completo. Ni blandas ni extracrujientes, en su punto justo, con una masa fácil de manejar y con el sabor característico del plátano que las hace irresistibles.

Por supuesto, se puede sustituir la harina integral de trigo o espelta con que están confeccionadas estas galletas con harina de repostería convencional.



GALLETAS INTEGRALES DE PLÁTANO


INGREDIENTES (25 galletas aprox.):

  • 50 gr. de plátano maduro
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Una yema de huevo
  • 40 gr. de azúcar
  • 10 gr. de miel
  • 90 gr. de harina integral de trigo o espelta
  • 40 gr. de almendra molida
  • 5 gr. de aceite de oliva virgen extra






PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Echamos unas gotas de zumo de limón al plátano y lo machacamos con un tenedor.
  • En un bol grande mezclamos todos los ingredientes hasta que se forme una masa. Tapamos con papel film y dejamos compactar en el frigorífico al menos 30 minutos.
  • En la mesa enharinada ponemos la bola de masa, espolvoreamos harina por encima y estiramos con un rodillo a un grosor de unos 6 mm.
  • Cortamos con un cortapastas redondo de unos 4 cm. de diámetro. Disponemos en la bandeja de horno cubierta de papel vegetal.
  • Hacemos la misma operación con los restos de la masa.
  • Reservamos en el frigorífico otra media hora para que se endurezcan y no se deformen en el horno.
  • Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo.
  • Metemos las galletas en el horno, bajamos la temperatura a 160º y horneamos durante 13 minutos.
  • Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


¡Venga, que ya estamos a jueves! Mañana vuelvo con una receta fresquita que les va a encantar. ¡Pa morirse de gusto!