1.6.13

Tarta Nica




Bueno, he pensado que había que empezar el mes de junio con alegría y energía y, con el empuje de mis amigos, me he puesto por fin delante del ordenador para ofreceros esta tarta.

La tarta Nica no tienen un sabor definido, pero aquellos que la probaron me dijeron que estaba riquísima. Ligera a pesar de sus ingredientes, equilibrada, un recuerdo ácido del yogur, en su punto justo de dulce y una cremosidad sorprendente con el chocolate blanco y el dulce de leche. 

La hice para celebrar el cumpleaños de mis amigos Nico y Carmen, que son pareja y cumplen años en días muy cercanos. El nombre de la tarta va dedicada a ellos con las primeras sílabas de sus nombres.

Esta tarta ha sido una invención mía y, a la vez, una cabezonada. Quería hacer una tarta a mis amigos pero sin tener que bajar al supermercado a comprar nada. La semana pasada hice varias preparaciones dulces y tenía algunos restos deliciosos por gastar. Así que entre mi humilde experiencia repostera y la magnífica influencia de algunas amigas blogueras, me puse manos a la obra. Sabía que iba a salir bien porque  la preparé con mucho mimo.

Llevo ya bastante tiempo sin presentarme a concursos, pero se ha puesto en mi camino en el momento perfecto y, por ello, con esta receta quiero participar en el concurso propuesto por el blog Atrapada en mi cocina y patrocinado por Ibili "Tu mejor tarta". Qué mejor de Lidia para organizar un concurso de tartas, ¡es de las mejores que existen en la blogosfera!




Pues si más dilación, ¡vamos a por la receta!


TARTA NICA





Molde utilizado: redondo de metal desmontable de 20 cm. de diámetro


INGREDIENTES (8 personas):


Para la base:

  • 120 gr. de galletas Marbú Dorada
  • 50 gr. de mantequilla
  • Una cucharada rasa de cacao puro valor
  • Una cucharadita de azúcar


Para el relleno:

  • 3 huevos
  • 200 gr. de dulce de leche casero
  • 150 gr. de queso de untar
  • 125 gr. de yogur natural (un yogur)
  • 75 gr. de chocolate blanco
  • 30 gr. de azúcar
  • Una cucharada sopera de maicena
  • 1/2 cucharadita de vainilla en pasta
  • Un chorrito de Baileys


Para la decoración:

  • 200 gr. de nata vegetal muy fría
  • 1/2 cucharadita de canela
  • Galletitas pequeñas de chocolate
  • Manga pastelera



PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Trituramos las galletas con un rodillo o un mortero. Añadimos la mantequilla (a temperatura ambiente y en trocitos), el cacao y el azúcar. Mezclamos muy bien con las manos.
  • Pintamos levemente el molde con aceite y forramos con papel vegetal la base y los laterales.
  • Añadimos la mezcla de galletas y presionamos bien hacia el fondo con una cucharada, repartiendo bien por toda la superficie. Reservamos en el frigorífico (o en el congelador si queremos) mientras realizamos el relleno.
  • Ponemos en un cazo el queso, el dulce de leche, la leche evaporada, el yogur, la vainilla y el azúcar. Mezclamos con unas varillas mientras calienta un poco la mezcla. Cuando esté caliente, un poco más que nuestra temperatura corporal (no más), apagamos el fuego y añadimos el chocolate en pequeños trozos y removemos hasta que el chocolate se haya derretido por completo.
  • Pasamos la mezcla a una fuente y añadimos los huevos integrándolos uno a uno (no echamos el siguiente hasta que el primero esté completamente mezclado). 
  • Disolvemos la maicena en el Baileys e incorporamos a la mezcla, todo con movimientos suaves para no airear la mezcla.
  • Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo con la bandeja llena de agua y en la segunda ranura contando desde abajo. Ponemos la rejilla encima de la bandeja. El agua no debe tocar la rejilla. Vamos a hornear la tarta al vapor.
  • Cubrimos la base del molde por fuera con papel de aluminio (importante para no que entre vapor en las ranuras de la base). Vertemos la mezcla con cuidado. Metemos en el horno durante 60-65 minutos. Si se tostara mucho por encima, podemos cubrirla de papel de aluminio hasta que termine la cocción.
  • Apagamos el horno y dejamos la tarta dentro con la puerta abierta hasta que el horno se enfríe completamente.
  • Sacamos del horno y dejamos templar un poco. Después la metemos en el frigorífico hasta que enfríe por completo: mínimo 5-6 horas, pero mejor hasta el día siguiente.
  • Cuando la tarta esté completamente fría para ser decorada, la sacamos, desmoldamos y ponemos en el plato o base de presentación. Volvemos a meter en el frigorífico mientras montamos la nata. La nata debe estar muy muy fría, y el bol donde la montemos también, así que deberíamos meterlo en el frigorífico al menos una hora antes.
  • Echamos la nata y la canela en el bol y montamos con unas varillas eléctricas. Preparamos la manga pastelera con una boquilla de estrella e incorporamos la nata en ella.
  • Sacamos la tarta del frigorífico y decoramos con la nata y las galletitas a nuestro gusto.



PREPARACIÓN CON THERMOMIX:

  • Para la base echamos las galletas en el vaso y trituramos 10 seg. vel. 5. Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar y el cacao. Mezclamos otros 10 seg. vel. 5.
  • Pintamos levemente el molde con aceite y forramos con papel vegetal la base y los laterales.
  • Añadimos la mezcla de galletas y presionamos bien hacia el fondo con una cucharada, repartiendo bien por toda la superficie. Reservamos en el frigorífico (o en el congelador si queremos) mientras realizamos el relleno.
  • Limpiamos levemente el vaso con una servilleta de papel. Añadimos el queso, el dulce de leche, la leche evaporada, el yogur, la vainilla y el azúcar. Mezclamos 1 min., 50º, vel. 3. 
  • Añadimos el chocolate en pequeños trozos y mezclamos a vel. 3 hasta que el chocolate se haya derretido por completo.
  • Con el vaso cerrado y a vel. 3, añadimos por el bocal los huevos integrándolos uno a uno (no echamos el siguiente hasta que el primero esté completamente mezclado).
  • Disolvemos la maicena en el Baileys e incorporamos a la mezcla y terminamos de integrar 10 seg. más a vel. 3.
  • Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo con la bandeja llena de agua. Ponemos la rejilla encima de la bandeja. El agua no debe tocar la rejilla. Vamos a hornear la tarta al vapor.
  • Cubrimos la base del molde por fuera con papel de aluminio (importante para (importante para que no entre vapor en las ranuras de la base). Vertemos la mezcla con cuidado. Metemos en el horno durante 60-65 minutos. Si se tostara mucho por encima, podemos cubrirla de papel de aluminio hasta que termine la cocción.
  • Apagamos el horno y dejamos la tarta dentro con la puerta entreabierta hasta que el horno se enfríe completamente.
  • Sacamos del horno y dejamos templar un poco. Después la metemos en el frigorífico hasta que enfríe por completo: mínimo 5-6 horas, pero mejor hasta el día siguiente.
  • Cuando la tarta esté completamente fría para ser decorada, la sacamos, desmoldamos y ponemos en el plato o base de presentación. Volvemos a meter en el frigorífico mientras montamos la nata. La nata debe estar muy muy fría, y el vaso de Thermomix también, así que deberíamos meterlo en el frigorífico al menos una hora antes.
  • Echamos la nata y la canela en vaso y montamos con la mariposa a vel. 3 1/2 hasta que veamos por el bocal que está montada. Preparamos la manga pastelera con una boquilla de estrella e incorporamos la nata en ella.
  • Sacamos la tarta del frigorífico y decoramos con la nata y las galletitas a nuestro gusto.





 A TENER EN CUENTA


Es una tarta pequeña, de unas ocho raciones normales. Pueden aventurarse a hacer el doble de cantidad en un molde mínimo de 24 cm. de diámetro.

He utilizado nata vegetal porque es una garantía. Se queda firme y no cabe la posibilidad de que se desmorone. Lleva incorporada el azúcar. Si deciden montar la nata de toda la vida, utilicen una nata que tenga al menos 35% de materia grasa, igualmente que esté muy fría, e incorporen azúcar glas casi al final del montado. Cuidado con montar demasiado que se nos convertirá en mantequilla.

Pueden ver que los laterales del molde tiene una especia de "arrugas" que se han producido por el papel de horno con el que se forran las paredes del molde. Puede hacer la tarta sin poner dicho papel, solo con los laterales pintados de aceite, así quedarán más lisa, pero tengan más cuidado a la hora la tarta. 

Las galletas de decoración llegaron a mis manos por casualidad. Están buenísimas y son perfectas para decorar. Son de Pepa Pig, esta cerdita de dibujitos tan famosa ahora entre los más pequeños.

Pueden sustituir la vainilla en pasta por extracto de vainilla. Si lo que tienen es esencia o aroma de vainilla, echen la cucharadita entera.