19.6.13

Pan para perritos calientes (hot dogs)





¡Qué trabajito me cuesta publicar! Siento por todas aquellas personas que me siguen y esperan mis recetas. De verdad, ¡mil perdones! No tengo excusa.

También me quiero disculpar con mis amigas blogueras Lola (Lola en la cocina) y Helena (Mi puchero), que han realizado sendas quedadas blogueras en sus ciudades respectivas (Cartagena y Almuñecar) a las que he asistido y de las que no me siento ni con fuerzas para redactar lo acontecido. Os dejo enlaces a sus blogs y podréis ver qué bien nos lo pasamos siempre cuando nos juntamos los blogueros cocineros. Millones de gracias a las dos por tanto esfuerzo para programar todas la actividades y enseñarnos lo más singular de vuestro entorno.







 Hoy les traigo una receta muy sencilla y riquísima para pegarse un menú típicamente americano de manera un poco más saludable. El pan para perritos calientes o hot dogs es muy fácil de hacer y el resultado es fantástico. El olorcito a mantequilla que queda en el ambiente abre el estómago, ¡os lo aseguro!

La receta es de mi amiga y siempre admirada Reme, de Al sur del sur.


PAN PARA PERRITOS CALIENTES (HOT DOGS)



INGREDIENTES (9 panecillos):



PREPARACIÓN TRADICIONAL (1º amasado en panificadora):

  • Echamos todos los ingredientes a temperatura ambiente en la cubeta de la panificadora (excepto la mantequilla para pintar) y ponemos el programa masa. Cuando oigamos que ha terminado el amasado, apagamos la panificadora y dejamos reposar la masa en ella durante 30 minutos.
  • Sacamos la masa de la panificadora y la dividimos en 9 porciones de unos 80 gramos aprox. Hacemos bolitas con ellos.
  • Estiramos la masa haciendo un rectángulo de unos 20 cm de ancho. Enrollamos los dos extremos hacia el centro y después pellizcamos las partes que se han juntado para que no se abran en el horneado. Colocamos con la "ranura pellizcada" hacia abajo en la bandeja de horno forrada de papel vegetal y pintamos con mantequilla derretida. Hacemos la misma operación con las demás porciones y cubrimos los panecillos con un paño húmedo de algodón. Dejamos levar hasta que doblen de volumen (una hora aprox.)
  • Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo y horneamos en la segunda ranura empezando por abajo durante 15 minutos.
  • Los sacamos del horno y volvemos a pintar con mantequilla. Dejamos enfriar sobre una rejilla con un paño por encima para que la corteza no endurezca, sino que se quede blandita.


Cuando estén fríos ya se pueden utilizar, rellenarlos con el perrito caliente, ketchup, mostaza, cebolla frita, ¡lo que les apetezca!