22.6.12

Croquetas de merluza




¡Ay qué asco me daban a mí los palitos de merluza congelados cuando era pequeña! Y mira que yo era y soy de buen comer. La verdad que mi madre los compraba en contadas ocasiones, y yo no los quería ni camuflados con ketchup ni nada. Pero siempre te los ponían en otras casas. Vaya mi**** de comida prefabricada. Hasta de pequeña estaba mi paladar entrenado para que no me gustaran esas cosas.


Menos mal que unas croquetas de merluza caseras, en condiciones, con merluza y todo, no tienen nada que ver con esos palitos tan insulsos, por no decir asq*******.


CROQUETAS DE MERLUZA



INGREDIENTES (unas 30 croquetas pequeñas):

  • 250 gr. de merluza cocida y desmigada
  • 1/2 cebolla
  • Un huevo
  • 200 ml. de caldo (fumet) de pescado
  • 200 ml. de leche
  • Una cucharada sopera de concentrado de verduras (en su defecto, sal)
  • Pimienta negra molida
  • Nuez moscada
  • 50 gr. de harina (cinco cucharadas soperas)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pan rallado y un huevo para rebozar


En mi caso, y como ya expliqué en la receta de merluza con langostinos en su salsa, estas croquetas son el resultado de realizar un caldo de pescado con la cabeza, el cogote y las espinas de una merluza. La carne de merluza resultante de estas partes cocidas pesó aproximadamente 250 gr.


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Ponemos a cocer el huevo en un cazo con agua hirviendo y unas gotitas de vinagre unos 10-12 minutos. Apartamos y dejamos enfriar. Lo pelamos y picamos en trozos muy menudos.
  • Picamos la cebolla muy finita. Sofreímos la cebolla a fuego lento en 4-5 cucharadas de aceite durante 15 minutos.
  • Añadimos el huevo picado, la merluza, la pimienta, la nuez moscada y el concentrado de verduras (en su defecto, sal). Mezclamos y sofreímos unos minutos.
  • Incorporamos la harina y tostamos unos cinco minutos a fuego lento.
  • Mezclamos la leche con el fumet y lo añadimos a la sartén. Vamos moviendo a fuego lento durante una hora aprox., hasta que la masa se despegue de la sartén.
  • Sacamos la masa a un plato, cubrimos con un paño y dejamos templar un poco.
  • Cuando la masa no esté excesivamente caliente y se pueda manejar, hacemos las croquetas como tengamos costumbre. En mi caso están hechas con las manos, cogiendo una porción de masa entre ellas y haciendo un canutillo de forma alargada.
  • Batimos el huevo en un cuenco, en otro ponemos pan rallado.
  • Pasamos las croquetas primero por huevo y después por pan rallado.
  • Freímos en abundante aceite caliente.





A TENER EN CUENTA

Es una receta elaborada, por supuesto, pero merece la pena. Si queremos reducir el tiempo de preparación, podemos añadir menos líquidos a la masa (de fumet o leche o de los dos por igual), así la masa estará compacta y se despegará de la sartén en menos tiempo.

Las gotas de vinagre en el agua para cocer el huevo ayuda a que estos no exploten.

Si les sobran croquetas, se pueden congelar sin ningún problema.


¡Que tengan un buen fin de semana! ¡Sean felices!