29.10.11

Hamburguesas vegetarianas de tofu y champis (paso a paso)




Suculenta ¿verdad? Os garantizo que desaparece en un santiamén. 

Vuelvo con hamburguesas vegetarianas. Tuvieron mucho éxito mis hamburguesas de tofu y calabacín y las de okara y zanahoria. Esta vez traigo hamburguesas de tofu y champis, y la combinación no ha podido ser más acertada. El sabor es muy delicado, un pelín dulce, gracias a la calabaza, que le proporciona suavidad.


Quiero participar con esta receta (excepcionalmente, porque ahora no suelo nunca involucrarme en casi nada)  en el concurso Recetas de otoño de mi amigo Rafa, del  blog Cucharón y paso atrás.

Hamburguesas que me evocan al otoño, al repelús de las mañanas, a los primeros días de lluvia, gracias a esos alimentos tan esperados en estas fechas comos son los champiñones y la calabaza.




HAMBURGUESAS DE TOFU Y CHAMPIS


*El tofu es el queso elaborado con leche de soja. 


DATOS

Número de comensales: 7

Tiempo en faena: 1:30 horas.

Reposos y esperas:

         30 minutos para los quitar la arena de los champis.
         2 horas para enfriar la masa en la nevera.
         Toda la noche para congelar las hamburguesas.

Coste: medio

Dificultad: media

Esencial: mucha paciencia y cariño, que después vale la pena.



INGREDIENTES (7 hamburguesas de 100 gr. aprox.):

  • 250 gr. de tofu 
  • 250 gr. de champiñones
  • 250 gr. de calabaza
  • 1 cebolla morada
  • 2 cucharadas de salsa de tomate casera
  • 1 cucharadita de concentrado de verduras casero (en su defecto, sal)
  • 6 cucharadas de salvado de avena
  • 1 huevo
  • Una pizca de orégano
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra


ACCESORIOS NECESARIOS:

  • Báscula de cocina
  • Molde redondo para hamburguesas de 12 cm de diámetro.
  • Papel film


PREPARACIÓN TRADICIONAL:



1. Cortamos la parte baja del tallo de los champiñones. Los ponemos en remojo una media
hora para que suelten la arenilla que puedan tener.



2. Los escurrimos, desechamos el tallo y pelamos delicadamente.



3. Picamos finamente los champis .



4. Pelamos y picamos la cebolla también en trozos muy pequeñitos.



5. Calentamos el aceite y pochamos la cebolla.



6. Entretanto, pelamos y cortamos la calabaza también en trozos chiquitines. 



7. Cuando la cebolla esté pochadita, añadimos los champis y removemos.



8. Un par de minutos después agregamos la calabaza.



9. Añadimos el concentrado de verduras casero. En su defecto, ponemos sal.
Damos unas vueltas con la cuchara.



10. Picamos el tofu en dados muy pequeñitos.



11. Incorporamos el tofu y la salsa de tomate a la sartén. 



12. Mezclamos muy bien y rehogamos hasta que todos los ingredientes estén
en su punto y se haya evaporado prácticamente todo su jugo.



13. Pasamos la mezcla a una fuente y machacamos muy bien con un tenedor.


14. Agregamos el huevo, el orégano y el salvado de avena. Integramos muy bien.
Puede ser necesario más salvado para que la masa no quede demasiado suelta.
Como se dice de la harina en la repostería: echaremos la que admita.



15. Tapamos la fuente con papel film y guardamos en la nevera al menos dos horas.



16. Pasado el tiempo, sacamos la masa de la nevera y preparamos nuestra báscula
con el molde de hamburguesa encima y papel film suficiente para cubrir el molde.



17. Echamos parte de la masa en el molde y pesamos aproximadamente unos 100 gramos.



18. Presionamos la masa con la parte superior del molde.



19. Así de redondita y estupenda queda nuestra hamburguesa.



20. Cubrimos la hamburguesa con el papel film que sobresale del molde.



21. Le damos la vuelta, y ya tenemos nuestra hamburguesa.



22. Hacemos lo mismo con el resto de la masa (desde el paso 16 al 21).
A mi me ha dado para 7 hamburguesas de 100 gr aproximadamente.

Metemos en el congelador en una superficie plana para que cojan consistencia.
En el momento que queramos hacer una, la sacamos directamente del congelador a
la sartén con un pelín de aceite de oliva virgen extra.


A TENER EN CUENTA

Para las hamburguesas vegetarianas es imprescindible contar con un molde para hamburguesas, puesto que la masa no tiene la misma consistencia que una masa de carne picada, que amalgama mejor y es más fácil poder hacer las hamburguesas sin ayuda de molde.
Precisamente por su consistencia resulta fundamental congelarlas y hacerlas después directamente al fuego, siempre con unas gotas de aceite de oliva virgen extra. Al darles la vuelta puede que se rompan un poco, pero tengo un truquito: darles la vuelta con un plato, cual tortilla de patatas se tratara. Así no se rompen nada de nada.
Todos los ingredientes van muy picaditos. Para facilitar las cosas y ganar tiempo nos podemos ayudar de una picadora. Quedarán más procesadas, no se verán bien los trocitos, pero el sabor será el mismo.
Se pueden hacer las hamburguesas más grandes o más pequeñas, dependerá entonces del peso la cantidad de hamburguesas que nos salgan. Un consejo: debido a las dimensiones de este molde  recomiendo hacerlas no más pequeñas de 80 gr. ni más grandes de 150 gr.
Os la presento la hamburguesa de la manera más simple, pasada por la sartén. La podemos meter, sin dudarlo, dentro de un buen pan de hamburguesa y aderezarla con un poco de mostaza, quizás, o mayonesa. Tiene tanto sabor que no recomiendo sobrecargarla de acompañamientos.