2.10.11

Leche de almendras (paso a paso)






Hace más de un año que decidí sustituir la leche animal por la leche vegetal. No obstante, y aunque estuve unos cinco meses sin catar nada que tuviese lactosa o proteínas de le leche (debido a mi problema migrañoso), ahora si pruebo el queso o el yogur. Pero el vaso de leche de por la mañana actualmente siempre es de origen vegetal.


Al principio encontré alternativas en la leche de soja, que casera sale divina y ahora, gracias a Caro, me he atrevido a hacer la leche de almendras. El descubrimiento ha sido fantástico porque la puedo preparar más rápida que la leche de soja y el aporte de calcio es mayor. Os recomiendo que visitéis el blog de Caro. Ella es argentina, vegetariana, tiene unas recetas fabulosas, un huerto envidiable (vale la pena ver las fotos) y es un encanto de mujer. Os remito, también por supuesto, a su entrada sobre leches vegetales. Seguro que pruebo a hacer alguna más.


Caro da una pauta muy instructiva a la hora de hacer la leche: se utilizará 12 almendras por vaso. Yo pesé 12 almendras y equivalen aproximadamente a 20 gramos. Así que para un litro puse 80 gr. de almendras. Es más fácil pesarla que contarlas. También ella utiliza dátiles o zumo de manzana para endulzar levemente la leche, Yo he optado por los primeros, pero se puede endulzar con azúcar o simplemente no endulzarla. Además, Caro realiza la leche en una "juguera" especial para leches vegetales, parecida a una licuadora. Como no poseo ninguna de las dos cosas, he adaptado la receta a Thermomix (ojeando la  manera de hacerlo en el blog de Daniela), aunque con una batidora potente también se podría hacer.






INGREDIENTES (1 litro):

  • 1 litro de agua
  • 80 gr. de almendras crudas con piel
  • 2 dátiles sin hueso


PREPARACIÓN CON THERMOMIX:




1. "Activamos" las almendras y los dátiles en un bote con agua durante 6 horas como mínimo (puede estar toda la noche).





2. Desechamos el agua del remojo y lavamos las almendras y los dátiles. Colocamos en Thermomix junto al litro de agua. Programamos 2 min, 37º, vel 5-10. Cuando termine, volvemos a programar 2 min. vel 10, sin temperatura.





3. Mientras se hace la leche, preparamos una fuente grande. Sobre ella colocamos un colador con una gasa hidrófila (se puede comprar en farmacias).





4. Este es el magnífico aspecto de la leche recién hecha.





5. Colamos la leche con cuidado.






6. Unimos los picos de la gasa y los enrollamos. Presionamos con cuidado para que se extraiga toda la leche pero sin que se traspase la pulpa.





7. Esta es la pulpa de almendra resultante de colar la leche. Al igual que la okara con la leche de soja, la aprovecharemos para hacer otras preparaciones. Conservamos en el frigorífico o, si no la vamos a utilizar en un par de días, la guardamos en el congelador.





8. Dejamos enfriar la leche una media hora antes de embotellarla. Aunque en la foto no se aprecia, puede tener un leve color marrón debido a la piel de la almendra, pero no amarga. Con la piel, la leche contiene más propiedades que sin ella.





9. Embotellamos la leche ayudados de un colador y un cazo. Ya está lista para tomar. Dura como máximo tres días conservada en la nevera.