2.4.12

Potaje de garbanzos con bacalao




Como casi todos los amigos y amigas blogueras, en la Semana Santa  nuestros blogs se convierten en un monográfico de recetas tradicionales típicas de esta semana que, afortunadamente no queremos perder.

Empiezo este especial semanasantero con el potaje de vigilia que todos los viernes santo se ha comido en mi casa, en la casa de mis padres. Es el potaje que, desde que tengo uso de razón, hace mi madre para este día.  Así que esta es su receta, esa que yo he heredado y que guardaré para mí como un tesoro en esta libreta virtual.

Como potajes de vigilia, es decir, potajes sin carnes ni grasas, se podrían denominar casi todos mis potajes publicados, ya que suelo cocinar las legumbres sólo con verduras. Si quieren echarle un vistazo para tener algunas ideas, tienen el potaje de garbanzos con acelgas, el potaje de garbanzos con espinacas, el potaje de hinojos o el potaje de judías blancas con pencas de acelga y pimiento seco.






INGREDIENTES (4 personas):

  • 250 gr. de garbanzos
  • Un trozo de bacalao en salazón de 1/2 kg.
  • Una cabeza de ajos
  • Un pimiento verde
  • Un trozo de pimiento rojo
  • Un tomate maduro
  • Una cebolla mediana
  • Una zanahoria
  • Una patata pequeña
  • Una hoja de laurel
  • 10 granos de pimienta molida
  • Pimienta negra molida
  • 3 clavos
  • Unas hebras de azafrán*
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce
  • Aceite de oliva virgen extra

*Mi madre utiliza colorante alimentario y el resultado del plato es más amarillo.



PREPARACIÓN CON OLLA EXPRÉS:

  • El día anterior ponemos los garbanzos en remojo en abundante agua. Lavamos muy bien el bacalao para quitarle toda la sal exterior y lo introducimos en el agua con los garbanzos.
  • Al día siguiente, justo antes de empezar a cocinar el plato, escurrimos los garbanzos y volvemos a lavar el bacalao.
  • Asamos la cabeza de ajos directamente en el fuego. La enjuagamos y reservamos.
  • Lavamos muy bien las verduras y las introducimos enteras en la olla (al pimiento verde le quitamos la cabeza y las pepitas), excepto la zanahoria y la patata, que las pelamos y casqueamos.
  • Echamos los garbanzos y el bacalao (en un trozo) y cubrimos con agua.
  • Agregamos las pimientas, el laurel, el azafrán, el pimentón, los clavos y un buen chorreón de aceite.
  • Cerramos la olla y cocemos durante quince minutos después de pitar.
  • Dejamos que se despresurice sola.
  • Cuando la olla se puede abrir, sacamos por una parte el bacalao y, por otra, todas las verduras enteras: la cebolla, el tomate y los pimientos.
  • Batimos las verduras con un poco de jugo de la cocción. Incorporamos a la olla y mezclamos. Hervimos durante unos 5-10 minutos a fuego vivo.
  • Mientras, desmigamos el bacalao, quitándole todas las espinas. 
  • Apartamos el potaje del fuego y, por último, antes de servir, añadimos el bacalao.