4.4.12

Gachas dulces con miel y frutos secos



Las gachas dulces es un postre típico de la Semana Santa en muchos lugares de España. En Málaga hay dos maneras tradicionales de acompañar las gachas: con canela molida y pan frito, o con miel (preferentemente de caña) y frutos secos, que es la versión que hoy os presento.

En cada casa se elaboran de una manera peculiar. Es muy malagueño tostar la harina en aceite y después ir ligando la leche, aunque las recetas más antiguas las elaboran con agua. También puede cambiar la manera de aromatizar las gachas: se puede añadir en el aceite caliente la matalahúga y el limón, o hervir estas en la leche junto a una ramita de canela.

Aun siendo una receta tan típica de la Semana Santa, mi madre no llegó a heredarla puesto que ella nunca las ha hecho, pero sí se acuerda haberlas comido. Más me gustaría saber cómo las hacía mi abuela. Investigando por mis libros de cocina tradicional y por internet, he combinado cantidades dando con la receta que sabía que me gustaría, y así ha sido. Ya no me van a faltar unas gachas dulces en ninguna Semana Santa.






INGREDIENTES (6 personas):

  • 750 ml. de leche
  • 4 cucharadas soperas de azúcar (60 gr. aprox.)
  • 75 gr. de harina de repostería
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Una cucharada sopera de matalahúga (semillas de anís)
  • Cáscara de un limón
  • Un palito de canela
  • Miel de caña
  • Frutos secos (almendras, pasas y piñones)


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Calentamos durante unos 10 minutos la leche a fuego lento con la cáscara de limón, la canela, la matalahúga y el azúcar. Removemos continuamente para que la leche no se pegue.  Dejamos que se enfríe completamente. 
  • Quitamos la canela y la piel de limón de la leche (también se pueden quitar las semillas de anís, yo se las dejo).
  • Calentamos el aceite en una olla. A continuación echamos la harina y la tostamos.
  • Vamos agregando poco a poco la leche y removemos muy bien con unas varillas. 
  • Cuando la mezcla esté bien espesa retiramos del fuego y la echamos en una fuente o en cuencos individuales. Dejamos que temple un poco.
  • Echamos la miel de caña (al gusto) y los frutos secos.
  • Conservamos en el frigorífico cubierta de papel film.