14.5.12

Panecillos mediterráneos



Hacer pan para mí es una adicción, controlada, puesto que sé que no puedo hacer pan nada más que los fines de semana, pero necesito, por lo menos una vez cada siete días, oler a pan recién hecho a mi casa, ponerme de cuclillas enfrente del horno para ver cómo crece, cómo se tuesta la corteza y se convierte en un hermoso pan . Y cuando se enfría (no siempre puedo aguantar) y doy el primer bocado, es una sensación única, intento paladear todos los sabores y matices que me ofrece, y me siento reconfortada de saber que esa maravilla ha salido de mis manos. 



Hace unas semanas que nuestra amiga boguera Pam, de Uno de dos, convocó el Concurso "Cocina con Uno de dos" para celebrar su 3º aniversario de su blog. Las recetas participantes deben contener dos ingredientes básicos: aceite y harina. Hay muchas recetas en la cocina que pueden contener estos dos ingredientes, pero yo desde el principio lo tenía claro: quería participar y quería hacerlo con un pan.



Patrocinado por 


Lo tenía claro, siendo el aceite y la harina dos productos tan mediterráneos, estaba dispuesta a hacer un pan que representara nuestra cultura gastronómica. Para ello he utilizado unos ingredientes adicionales que saben a Grecia, Italia, España, a Marruecos, sintetizando en unos panecillos un abanico de sabores.

Estos panecillos son perfectos de aperitivo, acompañados con unos hilos de aceite de oliva virgen extra, unas lonchas de jamón ibérico y una copa de buen vino, el mar de fondo y buena compañía...No hará falta más para ser feliz.



               



PANECILLOS MEDITERRÁNEOS



INGREDIENTES (11 panecillos de 100 gr.):

  • 250 gr. de harina de fuerza
  • 250 gr. de semolina
  • 200 gr. de masa madre malagueña * (100% hidratación)
  • 250 gr. de agua
  • 12 gr. de sal gorda
  • 2 gr. de levadura seca de panadería
  • 30 gr. de aceite de oliva virgen extra sin filtrar
  • Dos cucharas soperas de tahine (pasta de sésamo)
  • 4 tomates secos conservados en aceite de oliva virgen extra
  • Una cucharada sopera de orégano
  • 50 gr. de queso curado de oveja
  • 20 gr. de pipas de girasol


La masa madre malagueña tiene la particularidad de refrescarse con harina panadera recia o semolina.



PREPARACIÓN (1º amasado con panificadora):

  • Refrescamos la masa madre tres veces durante el día anterior, cada ocho horas. A la mañana siguiente, estará burbujeante y llena de vida.
  • El día de la elaboración, mezclamos la masa madre con el agua. Añadimos a la cubeta de la panificadora. 
  • Incorporamos por este orden: harina de fuerza, levadura, semolina, tahine y aceite de oliva virgen extra. 
  • Ponemos en marcha el programa de amasado de la panificadora. 
  • Cuando se haya formado ya la bola de masa (a los siete minutos aprox.), incorporamos la sal.
  • Mientras se integra la sal, cortamos el queso y los tomates secos en trocitos pequeños.
  • Incorporamos primero el orégano, y cada minuto añadimos un ingrediente nuevo: las pipas de girasol, el queso y el tomate seco. Dejamos que la máquina termine de amasar.
  • Acabado el amasado, apagamos la panificadora, volcamos la masa en una superficie enharinada y le damos forma de bola.
  • Pincelamos con aceite de oliva virgen extra un cuenco grande, introducimos la masa y tapamos con un paño de algodón. Dejamos levar hasta que doble de volumen (unas dos horas).
  • Volcamos de nuevo la masa en la encimera espolvoreada de harina y desgasificamos un poco la masa.
  • Dividimos la masa en porciones de 100 gr., les damos forma de panecillos alargados y los achatamos un poco con la mano. Disponemos en la bandeja de horno sobre una lámina de papel vegetal. Necesitaremos de otra bandeja, puesto que no caben todos los panecillos en una hornada.
  • Tapamos las bandejas con un paño de algodón bien humedecido y dejamos reposar hasta que doble de volumen (alrededor de tres horas).
  • Precalentamos el horno a 220º.
  • Pincelamos los panecillos con aceite de oliva virgen extra, espolvoreamos con semolina y hacemos una greña (corte) alargada con una cuchilla curvada.
  • Abrimos el horno, pulverizamos con agua e introducimos los panecillos. Horneamos durante 20 minutos.
  • Mientras se cuece la primera hornada, hacemos la misma operación anterior con los siguientes panecillos: pincelamos con aceite, espolvoreamos con semolina y hacemos la greña.
  • Sacamos la bandeja, colocamos la primera hornada sobre una rejilla. Metemos la segunda y horneamos 20 minutos igualmente. Dejamos descansar sobre una rejilla hasta que enfríen.





¡Que tengan buen comienzo de semana!