24.5.12

Hamburguesa de pollo y espinacas



Hace más de dos años que empecé a experimentar con las hamburguesas caseras. Las de pollo y espinacas son las primera que hice, y salieron realmente buenas, aunque la verdad que no llegaba a conseguir bien la forma redonda. Ahora utilizo mi molde de hamburguesas y salen magníficas.


Reedito esta receta tan suculenta, mejorando la calidad de los ingredientes, puesto que antes utilizaba espinacas congeladas que rehogaba con el ajo. Ahora todos los ingredientes van en crudo (gracias por la idea, Carmen Rosa), es más fácil y rápida de hacer y gana en sabor.





INGREDIENTES (6 hamburguesas de 100 gr. aprox.):

  • 1/2 kg. de pollo (muslo o pechuga)
  • Un huevo
  • 2 dientes de ajo
  • 150 gr. de espinacas frescas
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Troceamos la carne y la picamos en un accesorio picador o Thermomix. Si no disponemos de él, le decimos al carnicero que nos la pique.
  • En una fuente honda batimos el huevo e incorporamos la carne picada, sal y pimienta y removemos.
  • Picamos las espinacas muy finitas (recomendable con Thermomix u otro electrodoméstico similar) y también los ajos. Agregamos a la carne y removemos muy bien.
  • Ponemos la mezcla en el frigorífico al menos media hora, para que endurezca y sea fácil manejarla después.
  • Sacamos del frigorífico y vamos haciendo porciones de 100 gr. aprox. Las podemos hacer con un molde de hamburguesas o poniendo la carne entre dos trozos de papel film transparente y aplastarla dando forma con la mano hasta que se consiga una forma más o menos redonda y uniforme.
  • Hacemos la misma operación hasta que se acabe la masa, las envolvemos con el mismo papel film y las metemos en el congelador (es aconsejable para que la hamburguesa se compacte bien).
  • Cuando nos apetezca, sacamos del congelador y hacemos directamente en la plancha.

Yo las acompañé de una capa muy fina de mayonesa y unas rodajas de tomate. Simple y perfecta. Equilibrada, y con los panecillos de hamburguesas caseros, ¡para qué pedir más!