1.3.11

Tallarines de espinacas (pasta fresca sin huevo) con calabaza y queso fresco



Después de un fin de semana agitado, ayer, día de Andalucía y fiesta en toda la Comunidad, me meti relajadamente en la cocina para preparar pasta fresca. ¡Qué ganas y qué delicia! Me fascina la maquinita de hacer pasta, cómo se va alisando y con qué perfección salen los tallarines.

A la hora de ponerme manos a la obra me ha surgido un obstáculo-reto...¡Se me han acabado los huevos! Acostumbrada que estoy a hacerla siempre con huevo, pues he tenido que investigar, improvisar, y al final confiar en mi instinto y experiencia con las masas y actuar como nuestras abuelas, pero al revés, en vez de "harina la que admita" he preferido asegurar la cantidad de harina e ir echando poquito a poco el líquido.

Me da mucha penita porque los tallarines son de espinacas y han salido verdes, pero en la foto no se aprecia. Sé que todavía tengo mucho que aprender sobre la pasta fresca, pero por ahora estoy contenta con el resultado. ¡Me entraron uas ganas de hacer lasaña!



INGREDIENTES (2 personas):


Para la pasta fresca de espinacas:

  • 150 gr. de harina panadera recia de El Amasadero (harina de sémola de trigo duro)
  • 150 ml. de agua
  • Unas hojas de espinacas (10-15 gr.)
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Una pizca de sal


Para el acompañamiento:

  • Un trozo de calabaza (150 gr.)
  • 150 gr. de queso fresco a vuestra elección
  • 1 cebolla pequeña
  • El resto del licuado de espinacas que haremos para la pasta
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra molida
  • Semillas de sésamo
  • Queso emmental para rallar
  





PREPARACIÓN DE LA PASTA:

  • En un bol ponemos la harina. Abrimos un hueco y echamos la sal y la cucharada de aceite.
  • Hervimos el agua con las espinacas un par de minutos. Batimos muy bien y dejamos que se temple.
  • Echamos sobre la harina poco a poco el licuado de espinacas. Yo he tenido suficiente con 100 ml. con esta cantidad la masa ha salido perfecta.
  • Amasamos bien durante unos minutos, formamos una bola y tapamos con papel film. Enfriamos la masa durante media hora en la nevera.
  • Sacamos la masa y hacemos con ella tres porciones más o menos iguales.
  • Cogemos el primer trozo y alisamos con un rodillo dándole forma rectangular. Después vamos pasando por la máquina de pasta desde la pestaña más gruesa hasta llegar al grosor deseado (en mi máquina el 4). Introducimos la masa por el accesorio de los tallarines. Los dejamos reposar una media hora para que sequen. Hacemos el mismo procedimiento con los dos trozos restantes de pasta.
  • En este momento, mientras se seca la pasta haremos el acompañamiento.
  • Hervimos los tallarines durante dos minutos y escurrimos. Reservamos.


PREPARACIÓN DEL PLATO:

  • Cortamos la cebolla muy finita y calabaza en dados. 
  • Batimos el queso fresco con el licuado de espinacas sobrante de la elaboración de la pasta. 
  • Doramos muy bien la cebolla, después echamos la calabaza, salpimentamos y damos un par de vueltas (sin esperar a que la calabaza se haga). 
  • Echamos por encima el batido de queso y dejamos hervir hasta que se consuma todo el caldo. 
  • Hervimos los tallarines durante dos minutos y escurrimos. Emplatamos los tallarines y cubrimos con la salsa.