29.3.11

Caballa en AOVE



Gracias a mi amiga Reme, de Al sur del sur, toda una institución en el mundo bloguero, magnífica cocinera y mejor persona, estoy atreviéndome a hacer cosas que nunca me hubiera planteado. Una de ellas es la conserva de pescado. Desde que vi el bonito en aceite de Reme, degustarlo (delicioso) y seguir sus consejos, me lancé a la pescadería para realizar mi "experimento".

Yo utilizo mucho las conservas de pescado: atún, melva, caballa...para el desayuno con rodajas de tomate, para complementar una cena ligera  o las ensaladas. Las buenas conservas son caritas, y pensando en que hay pescado azul a muy buen precio, como las caballas o las sardinas, un día tenía que pasar que me pusiera a ello.






INGREDIENTES (3 botes medianos y algunos restillos):

  • 2 caballas medianas
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Botes de cristal con buen cierre y esterilizados





PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Cuando compremos las caballas le decimos al pescadero que nos la limpie bien por dentro y que la abran como para hacerlas a la espalda. Aunque no las vamos a cocinar así, es práctico para después limpiar y quitar las espinas.
  • Lo primero que debemos hacer es esterilizar los botes y las tapas en una olla grande con agua hirviendo durante 20 minutos.
  • Vamos a cocinar las caballas al papillote: ponemos un trozo grande de papel de aluminio sobre la encimera. Sazonamos las caballas y las colocamos abiertas en el papel y la cerramos muy bien como otro trozo de papel de aluminio. Hacemos un paquete por caballa.
  • Precalentamos el horno a 200º y asamos a esa temperatura unos 15 min. (dependerá del horno). Tened cuidado de que no se os pase y se reseque, debe estar en su punto.
  • Las sacamos del horno, abrimos los paquetes y dejamos templar un poco, lo suficiente para que no nos quememos.
  • Limpiamos bien las caballas. Ni que decir tiene que las manos deben estar superlimpias.  Podemos también utilizar guantes de látex (lavándonos las manos con ellos muy bien antes de proceder a la limpieza de las caballas). Desprendemos la piel, y después , con cuidado de que no se rompa mucho, vamos cogiendo lomitos y les quitamos minuciosamente todas las espinas.
  • Con los botes ya esterilizados y secos, metemos los lomos poco a poco y apretaditos. Para facilitar el trabajo es mejor poner los botes en posición horizontal. La caballa debe ocupar el mayor espacio posible en el tarro.
  • Cubrimos la caballa poco a poco con aceite de oliva virgen extra hasta que llegue al borde. Esperamos unos minutos para que las burbujas de aire del interior salgan a la superficie y llenar un poco más el bote si es necesario. Cerramos los botes.
  • En una olla honda los incorporamos y cubrimos de agua por la mitad. Cuando hierva los dejamos 40 minutos para que hagan el vacío.
  • Sacamos nuestras conservas del agua, y colocamos bocabajo durante 24 horas para asegurarnos que no quedan restos de aire en su interior.





Según dice Reme estas conservas pueden durar un año. ¡Qué bien! Es un proceso entretrenido, sobre todo con un pescado con muchas espinas como pueden ser las caballas. La próxima vez haré más cantidad para tener para ua buena temporada.

Espero que os guste la receta tanto como a mi, vale la pena.