10.3.11

Coditos de puerro con pisto de verduras y setas, pistachos y daditos de tofu




¡Qué nombre más largo le he puesto! Pero todos los ingredientes están tan buenos que no me quería dejar ninguno. Es raro que yo publique dos recetas de pasta tan seguidas porque intento alternar de distinto tipo, tal como tendríamos que hacer en nuestra dieta.

La entrada de hoy es especial. No podía dejar de presentarme al concurso de mi amiga Ana, de Cocina con Ana, para celebrar su 3ª aniversario bloguero. El concurso se llama Come sano: Cocina en colores, patrocinado por La mejor verdura, la verdura de su huerta y, como he podido comprobar, de una calidad excelente.

Como yo soy una abanderada de la comida sana, éste es mi concurso. Me vuelvo loca con las verduras y las hortalizas, procuro que los platos tengan variedad de color, ya que entra mejor por los ojos y, lo mejor, supone una gran variedad de vitaminas y salud para nuestro organismo.

Entre las bases del concurso se encuentra la utilización de una o varias verduras de la lista que Ana ha propuesto: tomate, pimiento, calabacín, berenjena y guisantes. Yo he utilizado tomate, calabacín, pimientos verde y rojo, además de otras verduras.

La pasta que he utilizado la encontré en la herboristería de mi barrio y me enamoró nada más verla: "Coditos al puerro", con esa forma acaracolada que llama tanto la atención...Espero que os guste la receta.



INGREDIENTES (2 personas):

  • 120 gr. de "coditos de puerro" (pasta)

Para el pisto:

  • 1 pimiento verde
  • Un trozo de pimiento rojo
  • Un puñado apañado de hojas de apio
  • 1/2 puerro
  • 1 zanahoria
  • 1/2 calabacín
  • 150 gr. de setas
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra molida

Para "mini" salsa de tomate:

  • 1/2 cebolla
  • 1 tomate grande o dos medianos
  • Un pelín de miel (o azúcar)
  • 3-4 hojas de hierbabuena

De rico acompañamiento:

  • Un puñado de pistachos
  • Unos dados de tofu


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Lavamos todas las verduras. Pelamos el calabacín a medias, es decir, lo pelamos en tiras para dejar parte de la piel, le da color y sabor al plato. Pelamos también la zanahoria.
  • Cortamos todas las verduras (excepto el tomate y la cebolla) en trozos no muy pequeños  y la echamos a una cazuela ancha.
  • Lavamos muyt bien las setas y la cortamos en tiras grandes y las añadimos.
  • Rocíamos con aceite de oliva virgen extra (dos cucharadas es suficiente) y salpimentamos al gusto. Removemos muy bien para que el aceite impregne toda la verdura.



  • Cerramos la cazuela y la ponemos a fuego medio para que se cocine en crudo durante diez minutos. De vez en cuando removemos. Mi propósito es que la verdura se haga lo justo, que quede un pelín crujiente, así tendrá más color, sabor y vitaminas.

Quería hacer poca salsa de tomate, sólo la justa para que el plato en su conjunto fuera más suave al paladar. Pero podéis hacer más cantidad. Vamos con ella:


  • Pelamos los tomates (los podéis escaldar antes, yo no lo hice) y los cortamos en daditos pequeños.
  • Picamos la cebolla muy finita.
  • En un cazo calentamos dos cucharadas de aceite de oliva y rehogamos la cebolla un par de minutos. Después añadimos el tomate, las hojas de hierbabuena y la miel (o azúcar) y cocemos hasta que esté tierno el tomate y haya perdido casi todo el agua.
  • Quitamos las hojas de hierbabuena y batimos muy bien.
  • Es el momento de incorporar la salsa de tomate a las verduras. Removemos y ya tenemos nuestro pisto de verduras y setas hecho.


Ahora nos toca preparar la pasta y el acompañamiento:
  • Cocemos la pasta en abundante agua hirviendo. El fabricante de la pasta que yo he utilizado propone una cocción de entre 5-8 minutos. Yo la dejé 6 minutos. Colamos y reservamos.
  • Cortamos el tofu (queso de soja) en daditos y los salteamos (podéis cambiar los daditos de tofu por queso fresco o requesón)
  • Quitamos la cáscara a los pistachos.

Emplatado:
  • Servimos los "coditos" en el plato, echamos encima el pisto, y por último adornamos con los daditos de tofu salteados y los pistachos.

Y no me he olvidado, ¡no! La salsa de tomate no lleva sal, tampoco lleva sal ni aceite el agua de cocción de la pasta... Y aún así ha salido muy sabroso.

Un plato sano, completo, colorido y delicioso.

Muchos besos. Lauritasalud :-)