17.5.12

Risotto de brócoli y jamón





No sé si mamá Ana, de Las recetas de mamá, me dejará participar en su concurso con este risotto. No es una receta suya ni tradicional de mi familia, aunque sí de mi casa, que somos dos, como ya saben.


Mañana finaliza el plazo de participación de su Concurso 5º aniversario “Las recetas de mamá” y quería estar presente en él de alguna manera.




El risotto de collejas, espárragos y gambas de Ana me parece fantástico, y sin duda, en cuanto pueda (lo difícil para mí es encontrar las collejas) lo pondré en práctica. En su defecto pude preparar el risotto que gusta en mi casa, y que no lo hago con frecuencia por el queso, tanto por su aporte calórico como por su dificultad en encontrarlo. Pero cuando lo cocino, ¡ay! ¡cómo despierta los olores en la cocina y los sabores en el paladar!

Espero que disfruten de este plato tanto como yo al prepararlo y al comerlo. 


























RISOTTO DE BRÓCOLI Y JAMÓN


INGREDIENTES (2 personas):

  • 160 gr. de arroz redondo
  • 50 gr. de jamón ibérico (en lonchas o taquitos)
  • 150 gr. de brócoli
  • 2 dientes de ajo
  • 50 gr. de queso "Torta de Barros"
  • Una cucharadita de mantequilla
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Caldo de puchero (tres veces y media el volumen que ocupe del arroz)

PREPARACIÓN TRADICIONAL:


  • Lavamos y cortamos los tallos de brócoli muy pequeñitos. Cocemos al vapor (3:30 min. a potencia máxima en el microondas con estuche de vapor).
  • Picamos el jamón.
  • Fileteamos los ajos y doramos en una sartén grande con el aceite.
  • Seguidamente echamos el brócoli y el jamón y rehogamos un ratito.
  • Echamos el arroz y damos unas vueltas.
  • Salpimentamos y cubrimos con el caldo de puchero.
  • Cocemos el arroz durante 13-15 min. aproximadamente.
  • Cuando esté el arroz prácticamente listo, añadimos el queso troceado, la mantequilla y removemos muy bien. Si queda poco cremoso, podemos rectificar con un poco más de caldo.



CURIOSIDADES

La torta de Barros en un queso de oveja, de textura muy blanda y mantecosa a temperatura ambiente, con unos matices de sabor impresionantes. Este queso se presenta en nuestra casa en forma de regalo todos los años gracias a un amigo de nuestro suegro que vuelve a su pueblo natal, Villafranca de los Barros, todos los años. Gracias Peri, por esta maravilla.