17.2.10

Caramelos de toffee





Yo no quería hacer caramelos de toffee, de hecho creo que nunca en la vida se me habría ocurrido intentar hacer ningún tipo de caramelos. Yo lo que quería hacer era dulce de leche, y fue un auténtico fracaso. Después de mirar en internet en diversas webs y foros recetas de dulce de leche y consejos para thermomix, me puse manos a la obra. Sencillo: todos los ingredientes y ¡ea!, con su tiempo y su temperatura dejarlo hasta que pite. Tan sencillo como eso. Pues como no me conformo con hacer las cosas al pie de la letra, y vi que estaba muy líquido, lo puse 5 minutos más y yo tan tranquila. Y cuando abro el vaso de la thermomix y meto la cuchara para ver la textura, se me estaba endureciendo por momentos. Mira que estaba empollada: poner la varoma para que no salpique, no pasarse con el bicarbonato para que no salga muy oscuro, que cuando se enfría espesa mucho, que si se pasa de tiempo puede caramelizarse….y esta última cosa me la pasé por alto. Cuando lo probé, estuve rápida y ágil de reflejos y en menos de 2 segundos pasó por mi cabeza: “Esto sabe a toffee, sí sí, a caramelo. Esto no lo tiro yo, qué penita, habrá que hacer caramelos ¿no?”



INGREDIENTES:

  • 1 l. de leche semidesnatada
  • 250 gr. de azúcar blanco
  • Una cucharadita de esencia de vainilla
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico


PREPARACIÓN CON THERMOMIX:

  • Ya sabéis, todos los ingredientes en el vaso, y se pone 55 min., temp. Varoma, vel. 5. La receta que en un principio quería hacer (dulce de leche) eran 50 min. Pero como el resultado y la receta que nos ocupa ha sido caramelo, pues 55. Es importante poner la varoma con su tapa para que no salpique, y quitar sólo la tapa cuando alcance la temp. Varoma, para que salga bien el vapor de agua.
  • Cuando nos avise la thermomix de que ha acabado, abrimos inmediatamente la tapa y vertemos la masa en un tapete de silicona, intentando que quede extendida, y dejamos que temple. Me he dado cuenta de lo apañado que es un tapete de silicona. Creo que es como cuando probé por primera vez el microondas, vivía perfectamente sin él y ahora no se qué haría sin un aparato de estos. Como os podéis imaginar, aunque estuve rápida de reflejos, yo tarde un poquitín en pensar dónde poner la masa.
  • Rebañamos todo el caramelo que podemos de la thermomix e inmediatamente le echamos agua caliente para disolver el caramelo y programamos 5 min., 60º, vel. 6 con un chorrito de lavavajillas, para que se limpie sola (yo lo hice más tarde y creía que me había cargado la thermomix, las aspas no se movían de lo pegadas que estaban de caramelo, tuve que dejarla en remojo de agua caliente un buen rato antes de programarla para limpiarla).
  • La masa, ya de caramelos de toffee en potencia, tiene que estar templada, no demasiado caliente, para manejarla. Vamos cogiendo pequeños trocitos con las manos y le vamos dando forma de caramelo. Como se enfriaba pronto y se quedaba como una piedra, yo la metía de vez en cuando al micro a 360 W unos 10 segundos y quedaba otra vez manejable. Otro consejo: poned los caramelos sobre el tapete de silicona, porque yo los puse en un plato y se me pegaron todos (tuve que despegarlos con un cuchillo afilado uno por uno).
  • Dejamos que se enfríen. En este momento pensé que no se podían quedar ahí en el plato hasta que nos los comiéramos todos, así que había que envolverlos. Tenía papel vegetal y, en un resquicio de mi armario, restos de papel celofán de color rojo. Pues me puse a cortar papelitos vegetales para envolverlos (como vienen los caramelos de toda la vida) y papel celofán para que quedaran bonitos.


Los hice hace dos semanas y ya no quedan, como es lógico. Me salieron unos 50 caramelos más o menos, y de tamaño grande (más pequeños hubieran estado mejor).


Ha sido todo un éxito mi receta fracasada de dulce de leche.