6.2.11

Potaje de soja blanca con col, setas y langostinos




Cada día disfruto más con los platos de cuchara y como soy una apasionada de las legumbres, no hay al menos dos días en semana que no comamos un buen plato. Si nunca habéis cocinado habas de soja os la recomiendo absolutamente. Están igual de buenas que los garbanzos o las judías y tienen una cantidad de nutrientes: el doble de proteínas que las demás legumbres, gran cantidad de fibra, es rica en ácidos grasos, contiene minerales esenciales como calcio, hierro, magnesio y potasio y vitaminas B, E y K, y muchas cosas más que seguro que me dejo en el tintero.

Y además os brindo una manera rica de cocinarlas :-)


INGREDIENTES (4 personas):

  • 240 gr. de habas de soja blanca
  • 5 dientes de ajo
  • Un trozo de pimiento rojo (70 gr. aprox.)
  • 250 gr. de col (repollo)
  • 250 gr. de langostinos
  • 200 gr. de setas 
  • Un litro y medio de agua
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Media cucharadita de pimentón
  • Media cucharadita de curry
  • Sal




PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Ponemos las habas de soja a remojar la noche anterior.
  • Pelamos los langostinos. Las cáscaras y las cabezas las ponemos a hervir en un litro y medio de agua con un poco de sal. Desespumamos el caldo, colamos y reservamos.
  • Picamos muy chiquititos los ajos, troceamos el pimiento, la col y las setas, cortamos en 2-3 trozos cada langostino.
  • En la olla express ponemos una base de 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y doramos los ajos, echamos después el pimientos rojo y los langostinos.
  • Cuando esté todo rehogado añadimos las setas, removemos y dejamos un par de minutos.
  • Agregamos la col (yo la he partido muy finita) y otro par de minutillos.
  • Escurrimos las habas de soja del agua del remojo y las echamos a la olla. Ponemos el curry y el pimentón. Integramos todo muy bien y volcamos el caldo reservado, que debe estar templado todavía.
  • Cerramos la olla y cuando empiece a pitar lo dejamos 10-12 minutos. Esperamos a que despresurice sola.
  • Cuando abramos, rectificamos si es necesario de caldo o sal, y ponemos a fuego natural unos minutos para que el caldo coja cuerpo.


Hoy os quiero dejar un regalo. Ayer estuve paseando por la playa. Yo vivo muy cerca, a 10 minutos a pie, de la playa de la Misericordia, en Málaga capital. No es ni de lejos la mejor playa de Málaga, pero ayer hacía un día espléndido y la mar estaba preciosa. En la orilla cientos y cientos de conchas de almejas, mejillones, navajas y caracolas y yo, recordando mis vacaciones veraniegas de la infancia, me entretuve en coger las más bonitas. Mi regalo es esta foto (¡me acordé que mi móvil tiene cámara!)