20.2.11

Pan rústico con centeno y semillas




Cuando te salen hermosuras como esta del horno dan ganar de enseñarla a todo el mundo ¿a qué sí? Y no pensaba ponerlo porque tiene como base la receta de mi pan rústico, aunque le he hecho algún pequeño cambio. Entre ellos, este pan no está elaborado con masa madre. Tengo las masas madres abandonadas. Y con mucho dolor, porque el resultado con ellas me fascina, pero el invierno, las ocupaciones, las fiestas, las penurias de mis migrañas (que aunque van mejor tengo ciclos malos), todo junto, me hace muy difícil mantenerlas como a mí me gustaría, así que confío en la levadura de panadería y levados largos para este invierno frío.

Con la gente que me rodea cada vez me vuelvo más pesada hablando de elaboraciones artesanales de los panes, los dulces, las conservas, las masas...Sé que vosotros me comprendéis, pero necesito reafirmar mi creencia entre ellos de cómo se magnifican los sabores en un bizcocho o pizza casera y, sobre todo, en los beneficios que conlleva para la salud.

Y el pan es uno de los alimentos en los que más se nota la elaboración artesanal. En Málaga capital el pan que se vende es de muy mala calidad, sin sabor, y que se ponen duros o chiclosos (depende del tipo de pan) en pocas horas. Se salva algún pan cateto de la provincia, como el de Álora, Alhaurín o Coín, y los molletes de Antequera y Archidona. Me encantaría que los malagueños que me seguís me pudiérais dar referencia de lugares donde probar un pan de categoría.

Yo mientras seguiré en mi empeño de realizar un pan rico para mi casa, con mis pequeños conocimientos y con mucha mucha ilusión.



INGREDIENTES (pan de kilo):

  • 300 gr. de harina de sémola de trigo duro
  • 150 gr. de harina panadera
  • 150 gr. de harina blanca de centeno
  • 350 ml. de agua
  • 10 gr. de sal
  • 5 gr. de levadura seca de panadería
  • Una cucharadita de miel de abeja.
  • Un puñado de semillas de calabaza
  • Un puñado de semilla de sésamo



PREPARACIÓN (1º amasado con panificadora):

  • Echamos las harinas en la cubeta. Disolvemos la levadura y la miel en el agua y la incorporamos. Por último, echamos la sal.
  • Programamos la panificadora en el programa de amasado (que incluye amasado+levado: 1.30 h). Cuando lleva unos diez minutos amasando, echamos las semillas a la acubeta.
  • Terminado el programa, enharinamos la encimera de la cocina, sacamos la masa y desagasificamos un poco. Le damos forma alargada.
  • Espolvoreamos harina en un baneton de pulpa de madera de 1 kg. de capacidad. Metemos la masa con ciudado y tapamos con un paño de algodón humedecido. Dejamos reposar en el sitio más cálido de la casa hasta que doble de volumen (dos horas o más).
  • Precalentamos el horno a 200º durante 15 min. con un cuenco de barro con agua en la base del horno.
  • Colocamos papel vegetal en la bandeja del horno y volcamos con cuidado nuestro pan. Hacemos unos cortes con la cuchilla (esta vez los cortes apenas se notan, porque el pan tenía pliegues del amasado y el formado).
  • Metemos en el horno. Cocemos los 10 primeros minutos a 200º y después lo bajamos a 180º 25 min. más.
  • Sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.




Se come solo, pero el acompañamiento os lo dejo a vuestra imaginación....

Este fin de semana está siendo tranquilo: ayer cumpleaños relajado y hoy va a ser un día también sosegado: comida en casa y a lo mejor cine por la tarde. Sin salir de Málaga capital. Pero el fin de semana pasado fue distinto. Estuvimos en un cortijo a las afueras de Villanueva del Trabuco, un pueblo de la comarca Nororiental de Málaga. En pocas palabras: días radiantes, senderismo y buen comer. Os ofrezco un par de fotos, una vista del pueblo desde el cortijo y una imagen de las entrañas del pueblo. Disfrutad.


Villanueva del Trabuco


Villanueva del Trabuco