12.2.10

Panificadora


Como ya os dije hace unos días, me he comprado una panificadora. Es la que ha salido ya varias veces de oferta en Lidl, y que muchos ya conocen y tienen. Es de la marca Silvercrest y cuesta 55 €. Yo tenía ya antojo de una, pero no me atrevía a comprarla por el precio. Así que con esta oferta no me pude resistir, hace dos semanas que la compré. Ya aproveché también para comprar alguna harina preparada de Lidl.

Cuando la abrí, me decepcionó un poco, el recipiente donde se hace el pan me pareció pequeño. Después de haberlo probado cambié de parecer, porque los panes que salen son bastante más grandes y cunden más que cualquier barra de pan.

                           

Tiene 11 programas diferentes: para pan normal, blanco, integral, dulce, sin gluten, rápido, express, solo amasado, mermeladas, cake y solo horneado. También se pude elegir el tipo el peso del pan (de 700 o de 900 gr.) y el nivel de tostado: blanco, medio u oscuro. Y además, tiene una señal acústica antes del segundo amasado de cada programa que te avisa para añadir ingredientes adicionales (si quieres) como semillas o frutos secos. Yo he probado a echarlas al principio con los demás ingredientes y las semillas salen más menuditas, pero muy bien.

Viene acompañada de un libro de instrucciones donde explica cómo utilizarla, qué ingredientes se echan primero (siempre los líquidos) y  un cuadro que especifica detalladamente todo el proceso de cada programa (amasados, levados y horneado con sus tiempos).

También viene acompañado de un libro de recetas. En él vienen las cantidades exactas que hay que utilizar de todos los ingredientes, tanto para pan de 700 gr, como de 900 gr. Es muy útil para empezar a utilizarla, después se puede ir innovando y preparando pan con nuestras propias recetas.

Un elemento que me ha gustado de la panificadora es el temporizador. Se puede programar con hasta 13 horas de adelanto. Yo lo he probado una vez: eché todos los ingredientes por la noche y por la mañana para desayunar tenía pan recién hecho, ¡qué bueno y qué lujo!

La panificadora viene acompañada de un vaso medidor de líquidos (en ml.), una cuchara medidora doble para pequeñas y grandes cantidades y por supuesto, una pala (pequeña) amasadora.

He de deciros que la pala amasadora se queda dentro del pan. Después, cuando el pan esta hecho y todavía caliente, se quita con un gancho metálico que también viene incluido. Si se tiene cuidado, no estropea nada el pan. También se puede estar atento al proceso (con el cuadro detallado de los tiempos) para quitar la pala amasadora después del último amasado: sacamos la masa, quitamos la pala y volvemos a meter la masa para que siga su proceso.

Después del proceso el pan se pude mantener dentro de la cubeta hasta una hora caliente. Cuando lo saquemos es recomendable dejarlo enfríar sobre una rejilla de 15 a 30 min. antes de cortarlo. Yo lo hago rebanadas gorditas y lo congelo y saco para el desayuno. De todas maneras, el pan aguanta 2-3 días perfectamente sin congelar.

El pan sale con forma similar al pan de molde, pero la consitencia que adquiere es la del pan que quieras hacer, si bien también se puede hacer la receta de pan de molde.

Es fácil de limpiar, pasando una bayeta limpia y húmeda por la cubeta y la pala amasadora.

En breve empezaré a publicar recetas de los panes....y eso que yo solo como pan con el desayuno, ¡pero que rico está el que se hace en casa!