13.5.16

Galletas de avena y plátano superfáciles





Hoy les traigo una receta de galletas para principiantes superresultonas y facilísimas. Además de ricas ricas de verdad y saludables: no llevan aceite ni mantequilla, ni huevos, ni harinas refinadas y sólo el azúcar del chocolate negro que yo he utilizado, pero incluso si quieren pueden hacerlas con un chocolate negro sin azúcar.

La receta de Vito y su Blog Recevitos. ¡Cada día me gustan más su recetas! Me da muchas ideas :-) Hoy viene que ni al pelo dedicársela ya que cumple 6 años con el blog, ¡que no es poco! Muchas felicidades y que sigas al pie del cañón durante muchos años más.

¡Les advierto que son completamente adictivas!



GALLETAS DE AVENA Y PLÁTANO SUPERFÁCILES


INGREDIENTES (20 galletas medianas aprox.):

  • 2 plátanos maduros
  • La mitad del peso de los plátanos (sin cáscara) de copos de avena integral suaves
  • La mitad del peso de los plátanos (sin cáscara) de almendra molida
  • Una cucharada de canela molida
  • Una cucharadita  rasa de vainilla bourbon de Madagascar en pasta (opcional)
  • 25 gr. de chips de chocolate negro (o de chocolate negro troceadito)





PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Ponemos en un bol los plátanos y machacamos con un tenedor.
  • Incorporamos los demás ingredientes y mezclamos hasta tener una masa homogénea. Debe quedar una masa un poco pegajosa. Metemos en el frigorífico al menos 15 min. para que las galletas sean más fáciles de formar.
  • Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo.
  • Hacemos pequeñas bolas y aplastamos en forma de galleta (ni muy fina, ni muy gruesa) hasta que se termine la masa. Vamos poniendo en la bandeja de horno cubierta de papel vegetal.
  • Horneamos entre 20-25 min., hasta que empiecen a ponerse doradas.
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.


OBSERVACIONES

Recién hechas, ya enfriadas, tienen una textura crujiente por fuera y algo blandita por dentro. Pero al ser tan naturales, al día siguiente se ponen blandas, aun guardándolas en caja de lata. Pero son tan adictivas, que poco va a importar...

Pueden prescindir de la almendra y sustituir por copos de avena, así la receta tendría el mismo peso de plátanos que de avena.