23.7.13

Panecillos de centeno con semillas de alcaravea




¡Qué ganas tenía de volver a hacer unos panecillos de centeno! Estos panecillos cuadrados son perfectos para un bocado de aperitivo. Tienen una corteza suave y un sabor diferente gracias a las semillas de alcaravea.

Las semillas de alcaravea las vende mi amigo Andrés de El amasadero. Quería darles las gracias con esta receta, ya que siempre es muy atento conmigo y con el grupo Pipirrana cuando le hacemos los pedidos de harinas. ¡Eres un amor! ¡Espero que te gusten estos panecillos!



PANECILLOS DE CENTENO CON SEMILLAS DE ALCARAVEA (CON MASA MADRE)



INGREDIENTES (14 panecillos de 50-60 gr.):



PANECILLOS DE CENTENO CON SEMILLAS DE ALCARAVEA (SIN MASA MADRE)



INGREDIENTES (14-15 panecillos de 50-60 gr.):







PREPARACIÓN (1º amasado en panificadora):

  • Mezclamos la masa madre con el agua. Echamos en la cubeta de la panificadora. Agregamos las harinas y la sal y activamos el programa de amasado (que incluye amasado y primer levado). Si lo hacemos sin masa madre, mezclamos el agua un poco templada con la levadura seca de panadería y echamos en la cubeta. Agregamos las harinas y la sal y activamos el programa de amasado (que incluye amasado y primer levado). Cuando pite la panificadora para la adición de ingredientes, añadimos las semillas de alcaravea.
  • Sacamos la masa de la panificadora, desgasificamos y metemos en un bol tapado con papel film en el frigorífico hasta el día siguiente. Este paso no es necesario pero el reposo en el frigorífico favorece a la fermentación, a la miga y al sabor. Si no queremos dejarlo levar en el frigorífico, dejamos la masa a temperatura ambiente y tapada hasta que doble de volumen.
  • Sacamos del frigorífico y esperamos a que se ponga a temperatura ambiente (unas dos horas). Podemos hacer unos pliegues a la masa un par de veces mientras va atemperándose. 
  • Sacamos la masa del bol y la volcamos en la mesa bien enharinada.
  • Desgasificamos un poco haciendo unos pliegues y cortamos la masa en 3 trozos del mismo tamaño. Con cada uno haremos el proceso siguiente: alisamos con un rodillo haciendo un rectángulo. Doblamos uno de los lados largos hacia el interior hasta la mitad, y a continuación doblamos el otro lado hacia el final del "rollo" y con los dedos apretamos el borde con la masa para que se adhiera a él. Alisamos con el rodillo. La formará con la que quedará será como rectángulo alargado, tipo "flauta" de 1 cm. de grosor.
  • Cortamos cada "flauta" en 4-5 panecillos cuadrados. Colocamos en una bandeja de horno con papel de hornear, no muy pegados unos a otros. 
  • Cubrimos con un paño húmedo y dejamos levar aprox. una hora (o hasta que doble de volumen).
  • Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo. Cuando esté caliente colocamos la bandeja en la segunda ranura empezando desde abajo. Horneamos durante 25 minutos. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Saldrán 2-3 hornadas. 


SI UTILIZAMOS THERMOMIX...

  • Hacemos el mismo primer paso que en la panificadora en cuanto a la adicción de ingredientes. Mezclamos 5 seg. vel. 6 y después 3 min., 37º, vel. espiga. Pasados 2 minutos de la velocidad espiga, incorporamos las semillas de alcaravea.
  • Dejamos reposar la masa hasta que doble de volumen o la metemos en el frigorífico hasta el día siguiente. Después seguimos con los demás pasos indicados. 


SI LOS HACEMOS A MANO...

  • Ponemos las harinas en un bol. Aparte, mezclamos la masa madre con el agua (el agua y la levadura si lo hacemos sin masa madre). Vamos echando la mezcla líquida sobre las harinas y mezclamos poco a poco. (en este momento, es bueno dejar reposar la masa una media hora, pero es opcional, con ellos haríamos la autolisis). 
  • Agregamos la sal, y mezclamos. Sacamos la masa del bol y con la mesa enharinada, amasamos un poco, añadimos las semillas de alcaravea y seguimos amasando hasta que estén completamente incorporadas y la masa quede lisa y elástica. 
  • Metemos en un bol aceitado previamente, tapamos con papel film y dejamos reposar la masa hasta que doble de volumen o la metemos en el frigorífico hasta el día siguiente.. Después seguimos con los demás pasos indicados.





A TENER EN CUENTA



Ya saben que con la ortodoncia tengo dificultades para masticar alimentos duros. Por eso, estos panecillos son de una corteza fina y blandita. Si quieren que salgan crujientes, introduzcan un pequeño bol apto para horno lleno de agua en el base del horno, o pulvericen con agua las paredes justo después de introducir los panecillos.

Las semillas de alcaravea tienen un potente sabor, por ello con una cucharada sopera, en mi opinión y gusto, es suficiente para dar un toque diferente y rico a estos panes. Pero como siempre, todo es probar como le gusta a cada uno.