7.1.11

Roscón de Reyes 2011



Ya se pasaron las fiestas, qué rapido...y yo sin actualizar el blog. Y he tenido tiempo de sobra para dedicarme a ello, pero no me apetecía...También es cierto que he cocinado lo justo, he hecho alguna cosa nueva pero sin fotos, así que tampoco he podido enseñarosla. A ver si se me pasa esta gandulería y vuelvo con fuerza en este 2011. Por cierto, ¡feliz año nuevo a todos!
Mi propósito de año nuevo, como el de muchísimas personas, es perder unos kilitos...y viajar con mi Pedro al infinito y más alla (¿os suena la frase? jejejeje).


¿Qué tal se han portado los Reyes? Conmigo demasiado bien, siempre digo lo mismo, pero no creo que haya sido tan buena  :P No les pedí esta vez nada relacionado con la cocina (mentira, que sí, una tostadora), pero me han regalado un recipiente de silicona para hacer la comida al papillote, y  me ha encantado :-)

Quiero daros las gracias a todos por vuestros comentarios de felicitación, aun estando yo bastante ausente tanto de mi blog como de los vuestros, gracias por ayudarme a conseguir tener cada día más seguidores (ya más de 200), y quiero dar las gracias personalmente a dos amigas: Hilmar, por acordarse de mí desde tan lejos ¡eres un cielo! y a Nati, por madarme el portavelas tan chulo que gané en su sorteo, y una cartita  que me encantó recibir ¡muchos besos para Alicante!
Espero que este año empiece, siga y termine bien para todos vosotr@s, os lo deseo de corazón, nos merecemos ser felices :-)





Este año he hecho cuatro roscones de Reyes, todos iguales, y han sido, como el año pasado, todo un éxito. Además de estar más bueno que el industrial, no tiene precio ver la cara de nuestros familiares comiéndose el roscón con los ojos pasmados, paladeando cada bocado y que con la boca llena te digan ¡Laura, qué rico está! Para mí vale la pena el esfuerzo, que no es tanto, porque lo hago con gusto.


Yo no los relleno, me gusta mucho el sabor a naranja y a agua de azahar y no soy demasiado amiga de la nata. Así que compré un bote de nata en spray y el que ha querido, se ha echado.


En cuanto a la receta, es la misma que la del año pasado (la podeis ver aquí). Salen dos roscones cada vez como el de la foto. He hecho unas mínimas variaciones: aumenté la cantidad de azúcar a 120 gr. y puse la corteza de un limón y una naranja enteros, en vez de la mitad. También me aventuré a confitar las naranjas para la decoración, ¡qué descubrimiento! Salen deliciosas y es muy fácil: 2 naranjas medianas cortadas en rodajas muy finas, 200 gr de azúcar y 200 de agua, en un cazo a fuego lento (al 5 en mi vitrocerámica) durante una hora. Después se pueden conservar en el almíbar hasta el momento de utilizarlas o como yo hice, las escurrí y las puse en un tupper con cuidado, con papel vegetal entre capa y capa, y al congelador. Después vas sacando por capas y se descongelan muy rápido. Salen perfectas (el almíbar de las naranjas lo estoy utilizando para endulzar los yogures naturales...).


Hasta la próxima familia, que sí, que sois mi otra familia.


¡Besos para tod@s!