7.10.15

Helado de café moka









No se cómo andará el tiempo en vuestro lugar de residencia, pero lo que es en Málaga todavía se llega a los 30 grados en las horas centrales del día, a veces con un bochorno insoportable. Tengo muchas ganas de que llegue el fresquito, pero mientras tanto intento pasar el calor de la mejor manera posible: ¡con un helado! 

Hace pocos años que empecé a tomar café, más por salud que por otra cosa. Sí, sí, aunque no se lo crean, algo que odiaba desde siempre, el café, lo tuve que incluir en mis hábitos diarios para poder paliar mi tensión baja y llegar viva a casa después del trabajo. Desde entonces me hace efecto de mantenerme despierta y con la mente activa, como a la mayoría de los mortales jejeje Y bueno, además he aprendido a que me guste, a saborearlo cada vez más.

Fue el año pasado cuando probé por primera vez un helado de café en una heladería muy famosa de Málaga. Me gustó tanto que tenía en mente hacerlo, y ha sido este año cuando me he puesto manos a la obra. Tiene un pelín de cacao puro que le hace incluso más rico todavía.

Como ya saben del año pasado y de este, ya casi todos mis helados los confecciono con la técnica del merengue italiano: el helado de jengibre y limón, el de turrón o el de chocolate. Es decir, no lleva yemas sino claras en merengue. El merengue no congela y el helado no necesita mantecarse, sale supercremoso después de hacerlo y una vez han pasado 6 horas en el congelador.





HELADO DE CAFÉ MOKA



INGREDIENTES:

  • 2 claras a temperatura ambiente
  • El mismo peso de las claras de café negro
  • El doble del peso de las claras de azúcar
  • Una pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de cacao puro en polvo
  • 200 ml. de nata muy fría (35% materia grasa)


PREPARACIÓN CON KITCHEN AID:

  • Pesamos las claras y ponemos en el bol de Kitchen aid, echamos una pizca de sal. Reservamos.
  • Por otra parte, pesamos el azúcar, que tiene que ser el doble de peso de las claras. Extraemos dos cucharadas rasas para montar las claras y el resto la colocamos en un cazo. 
  • Preparamos un café negro y pesamos el mismo peso en gramos de lo que hayan pesado las claras. Vertemos encima del cazo con el azúcar. Añadimos igualmente el cacao puro en polvo.
  • Ponemos a hervir el café con el azúcar y el cacao para hacer el almíbar. Al mismo tiempo, activamos la Kitchen aid a vel. 6 para empezar a montar las claras. 
  • Cuando el agua empiece a hervir, subimos a vel. 8 la Kitchen aid para que empiece a montar más rápido las claras. Cuando estén casi montadas añadimos las dos cucharadas de azúcar reservadas. No importa que las claras montadas sigan batiendo hasta que el almíbar esté en un su punto.
  • Comprobamos el almíbar con un termómetro de cocina. El almíbar debe llegar a los 113º C. En este momento bajamos a velocidad 6 el batido de las claras y, sin dejar de batir en ningún momento, cogemos el cazo por el mango con las dos manos y vamos echando en hilillo muy fino el almíbar en las paredes del bol. Cuando hayamos terminado de echar el almíbar, subimos la velocidad del batido a 8 y dejamos que bata hasta que el bol esté a temperatura ambiente, en torno a 10 minutos. Debe salir un merengue duro y brillante.
  • Por otra parte sacamos la nata del frigorífico, bien fría, y batimos con un a batidora de varillas o con la misma kitchen aid hasta que estén bien montadas
  • Mezclamos en dos veces el merengue de café con la nata con movimientos envolventes hasta que esté todo bien integrado. Vertemos la mezcla en un tupper y metemos en el congelador. 
  • En 6-7 horas el helado estará listo para consumir.