11.9.15

7º aniversario de Cocinax2 y mi nueva cocina

Vista de frontales y reloj


El día 8 de septiembre hizo 7 años desde que empecé mi andadura bloguera, allá por 2008 ¡Se dice pronto! No es nada fácil sacar tiempo de la vida diaria para enseñar al mundo tus experiencias culinarias. Pero como este blog es mi criatura, a la que quiero a reventar, y a la que cuido todo lo bien como puedo. Sigo ofreciendo mis recetillas de manera humilde y sencilla y ¡espero seguir muchos años más!

Como ya os revelé hace poco, he estrenado cocina este verano. Tres semanas de vacaciones de julio dedicada a la obra, que han sido duras, pero que han merecido la pena. ¡Ahora no quiero salir de ella! Os voy a enseñar fotitos y explicar un poco todo lo que he elegido para ella. 

La cocina ha sido diseño mío, varia un poco del diseño anterior, puesto que tenía una L que odiaba, porque no me llevaba demasiado bien con las esquinas desaprovechadas. Así que calculando el espacio me di cuenta de que podía tener dos espacios enfrentados muy grandes. Perdía mi pequeña mesita ¡pero ganaba una encimera de 2,40 m. que me da la vida!

Los colores elegidos, tanto de azulejos como de la cocina y encimera han sido elegidos entre Pedro y yo, aunque yo tenía claro que quería colores neutros para no cansarme de ellos y color claro para los muebles y oscuro para la encimera.

Mi cocina es grande, pero con una estructura muy extraña, no sé si con las fotos llegarán a hacerse una idea.

Como pueden ver en la primera foto tengo dos lados enfrentados, uno grandísimo de 2,40 m. de largo como ya he dicho, y otro de 2,00 m., el del fregadero. Los muebles de abajo tienen altura de 90 cm., que más la encimera se pone en 95 cm. Cuando terminaron de poner la encimera pensé que me había equivocado, que era muy alta para mi, que mido 1,61 m., pero estoy encantada, ahora cocina mucho más erguida y mejor. Los muebles de arriba llegan hasta el techo para aprovechar todo el espacio posible, antes no los tenía así y tenía que tener un montón de cacharros de cocina en el mueble del salón. Ahora todo lo de la cocina está en la cocina.

La superencimera

Esta es la encimera que he ganado con la reforma y ¡me tiene loca! Tengo espacio para hacer lo que quiera, ¡es el paraíso de los cocinillas! ¡palabrita! La encimera es piedra de la marca Compac. Es una pasada como se limpia y brilla. Vale cara pero merece la pena ¡mucho mucho!


Frontal de 2,40 m.

De frente pueden ver que tengo sitio para mis maquinitas y aun así me sobra encimera para mil cosas más. Por cierto, tenía pensamiento de comprarme la Kitchen Aid después de terminar la cocina, pero aproveché una oferta y me la compré antes, arriesgándome a que el color no me quedara bien, pero acerté, queda preciosísima y me encanta cómo va con mi cocina. No es blanca, el color determinado es "café con leche" aunque realmente es un blanco roto irisado que brilla un montón. ¡Me encanta!

Como también pueden ver, las puertas de la parte de arriba no llegan hasta el techo para que no sean muy pesadas y se descuelguen con el tiempo y el uso. He preferido poner altillos con los cacharros que se utilizan menos. Y en las puertas, los ingredientes de todos los días: del desayuno, los condimentos, legumbres, pasta y arroces, etc...Además de tuppers y botes, muchos tuppers y botes jajajja He comprado estos tuppers nuevos, también de Ikea, que vienen en un juego con tuppers más grandes que he utilizado para las harinas


Arroces, pastas, azúcar...y tuppers arriba

Legumbres y condimentos...y botes de cristal arriba

En cuanto a los electrodomésticos, el microondas integrable era algo que quería tener. Tenía (y tengo, pero guardado, porque funciona) un microondas no integrado y no quería desaprovechar ese espacio de encimera. Además, iba a tener un montón de armarios. Me merecía la pena ponerlo integrado. Y estoy muy contenta por ello. El modelo de microondas es muy sencillo, de la marca Bosch. No es digital. Utilizo el microondas pero no es mi electrodoméstico predilecto, así que no quería gastarme un dineral en él, que ya lo cuesta siendo tan básico.


Cajones y caceroleros a mogollón ¡todos llenos!

En la parte de abajo tengo todo lo que utilizo a diario a mano. He puesto cuatro caceroleros y muuuchos cajones. Aunque no lo crean, todos están completos. En los caceroleros tengo los platos, las fuentes grandes y de horno, los boles, escurridores y pequeños electrodomésticos y, para mí, el más especial, el de mis harinas. Para mí era un sueño tener un espacio dedicado solo a mis harinas para el pan. Yo compro las harinas siempre en El Amasadero, y los tuppers que he comprado para ellas son perfectos para poder tener el paquete de harina con su bolsa y todo dentro del tupper. Así se ensucia muchos menos. ¡Son muy prácticos!

Como pueden ver a la izquierda, tengo un pequeña escalera para llegar a los altillos, que me sirve también de banco, a una altura perfecta si me quiero sentar al lado de la encimera. Es de Leroy Merlin, de 2 peldaños, y me viene que ni pintado con los colores de mi cocina.

Mis harinas bien clasificadas en sus tuppers, todos igualitos, con espacio para banetones y harinas repetidas

Los tuppers para las harinas, más grandes, con mis preciosas etiquetas 

Los cajones son espaciosos y más altos de lo que pensaba. Uno es un especiero, otro cubertero, y también tengo dos ocupados con pequeños boles y platos de servir. El resto para paños, manteles y utensilios básicos como papel de horno, film, rodillos, etc...

Especiero (solo ocupa la mitad del cajón...¡son cajones de 80 cm!)
Una muestra de mis botes de especias con etiquetas personalizadas

Unos de los cajones con boles, cuencos y platos pequeños

Otro de los cajones con mis manteles

Esquina fregadero-vtirocerámica

En esta foto puede ver que la parte del fregadero sigue hacia el lavadero, con una L hacia fuera, esta sí, bien aprovechada, con la vitrocerámica y el horno en la columna, y el espacio de encimera suficiente en la L para poder poner la tabla y poder cortar y picar mientras cocino.

Antes tenía el extractor integrado en muebles, pero la he cambiado. Teniendo tanto mueble en la parte interior no necesitaba más. así además gano un poco más de luz en la cocina. La campana extractora es decorativa, también de la marca Bosch y, aspira que es una gloria. También he elegido poner piedra justo en el frontal de la vitrocerámica. Fue una recomendación de la tienda de muebles y con el uso me he dado cuenta que ¡ya no puedo vivir sin ella! El frontal se mancha todos los días y al ser de piedra continua hasta la campana se limpia en un pispás.

La vitrocerámica y el horno no son nuevos, ya que tienen relativamente pocos años y funcionan de maravilla. Ya tendrán tiempo de estropearse y ser cambiados. Todavía tienen mucha vida útil. Los dos son de la marca Balay, que también es una marca de confianza para mí. A la izquierda del horno he puesto un cajón y dos caceroleros. En el cajón tengo todo lo necesario para cocinar. Cuchillos, cucharas para remover, cucharones, palas de servir...Y en los caceroleros mis ollas, sartenes y cazos, que los tengo tan a mano que es un gustazo. Debajo del horno he aprovechado para poner las manoplas de horno y los delantales, y en el lateral derecho, con una separación central, tengo uno de los huecos más útiles y que más anhelaba: un pequeño espacio donde tengo mis tablas de cortar por un lado, y mis bandejas de horno y de servir, por otro. Es comodísimo y ocupa así muy poco espacio.

Cacerolero con ollas

Mueble para tablas y bandejas

Encima del fregadero, pues más muebles, sobre todo con vasos, y tazas, muchas tazas. Pegando a la pared frutos secos, semillas para mis panes e ingredientes de repostería.

¡Vasos y tazas para aburrir!

Semillas, frutos secos e ingredientes de repostería


Frontal bajo del fregadero

La parte de abajo de este lateral también me encanta. Elegimos un fregradero de 50*40 cm y con un gran fondo, ¡parece una pila de lavar! jajaj Pero para quienes utilizamos mucho la cocina es muy útil. Solo un seno, sí, porque teniendo lavavajillas no vi necesario que fuera de dos senos. Para el menaje que no meto en el lavavajillas y que friego a mano, he comprado un escurridor de Ikea que se integra en el fregadero y me viene de perlas. ¡Y queda hasta bonito!

En el grifo no me compliqué demasiado. Monomando, alto y se puede girar hacia los lados. Básico y sencillo.

El lateral derecho tiene un tirador fantasma, puesto que el mueble da hacia la parte de los caceroleros para las ollas y sartenes. Como al entrar por la puerta es lo primero que se ve, quise poner ahí un tirador de adorno jejej

El lavavajillas, a la derecha, pegado a la pared, tampoco lo he cambiado, tiene poco más de 3 años y funciona a las mil maravillas. De la marca Bosch también. Si necesitan comprarse uno, que tenga bandejero para los cubiertos y que se pueda cambiar la altura del carro superior, así se aprovecha el lavavajillas al máximo.

Debajo del fregadero están los cubos de reciclaje que me han quedado fenomenal. Compré 3 cubos de Ikea también, me caben a las mil maravillas. También he puesto en las puertas unos cestos para el lavavajillas y el estropajo, las pastillas del lavavajillas, etc.


El rincón del reciclaje, debajo del fregadero


Frigorífico, alacena y escobero

Justo detrás de la puerta se encuentra en frigorífico, la alacena y el escobero. El frigorífico, de la marca Daewoo es el electrodoméstico con más tiempo en mi cocina, unos 6 años si no recuerdo mal, pero funciona genial y he decidido no cambiarlo tampoco. Me resulta un poco parche que sea blanco, pero bueno, mientras haga su función no lo cambiaré.

La alacena tiene cuatro carros extraíbles que son practiquísimos, puesto que tienen un fondo de 60 cm. y antes había que tener el brazo del inspector Gadget para coger las cosas del fondo. Uno para ingredientes variados, otro de frutero- patetero-cebollero, otro para leche y bebidas y, el último para agua. Todo bien clasificado.

La alacena

El escobero es fantástico. Me cabe todo, escoba y recogedor, fregona con su cubo, productos de limpieza y bayetas. Simplemente perfecto. Antes tenía siempre por medio la fregona y la escoba porque no tenía un espacio dónde ponerlas...

Los armarios de arriba están repletos de moldes de repostería y pan, mi máquina de pasta y utensilios varios para mis superrecetas.


Moldes y demás utensilios, sobre todo de repostería


Lavadero


Después de la columna de la vitrocerámica y el horno está el lavadero. No es independiente, pero no quería cerrarlo porque toda la luz que recibe la cocina viene por el ventanal del lavadero.

La lavadora tampoco se ha cambiado, tiene apenas un añito y es una mimada de la casa. Es una maravilla tener una lavadora de 8 kg. de capacidad y tan potente. De Samsung, fantástica.

En el lateral tengo otro mueblecito pequeño pero perfecto para los productos para lavar y las pinzas de la ropa.

Una de las que me apetecía mucho tener era encimera encima de la lavadora, para que no se estropeara por encima. Y es una espacio extra de encimera que también utilizo mucho.

¿Les ha gustado mi cocina? Yo estoy tannnn contenta...no se pueden ni imaginar...

Como han podido ver, he aprovechado para organizar mi cocina con tuppers nuevos y también organizado con unas etiquetas preciosas que he encargado a mi amigo Jose de Patapot. Etiquetas culinarias para gente original. Va a abrir su tienda online a principios de octubre, pero si les han gustado mis etiquetas, pueden echar un vistazo al muestrario que tiene en la web. ¡Y pueden conseguir un descuento por adelantado!  

Espero que les haya gustado esta entrada. Ya saben más de mí gracias a mi nueva cocina...Ha sido una entrada muy larga y extensa, pero espero que les sirva para tener ideas a la hora de cambiarla u organizarla.
Besos!!!!!!