25.3.13

Bacalao frito




Bueno, bueno, bueno, entrados en la Semana Santa y yo que no pienso ver ningún trono, es más, hago lo posible por alejarme de las aglomeraciones semanasanteras. Perdónenme las aficionados a estas fiestas pero yo disfruto la Semana Santa para con el campo, el buen tiempo, las horas de luz, mi familia y, algo más pegado a la tradición que sí que no quiero perder, la gastronomía de estas fechas. 

El año pasado ya publiqué algunas recetas típicas de Semana Santa como el potaje de garbanzos con bacalao, las tortillitas de bacalao, las gachas dulces con miel y frutos secos, el pan para torrijas y las torrijas de azúcar y canela, por supuesto. Si quieren pueden visitarlas y guiarse.

La tradición del bacalao frito en Semana Santa en mi casa corresponde, después del potaje de garbanzos con balacao, como segundo plato, junto con las tortillitas de bacalao (¡vaya pedazo de menú!). Es que mi madre siempre ha sido muy exagerada y todo los platos típicos de Semana Santa tenían que comerse juntos en viernes santo.

El secreto de un buen bacalao frito es muy simple: un bacalao bien desalado y un aceite de oliva virgen extra de excelente calidad.





BACALAO FRITO

INGREDIENTES (2 personas):

  • 1/4 kg. de bacalao en salazón (trozo sin espinas)
  • Semolina (o harina panadera recia o harina para freír)
  • Aceite de oliva virgen extra


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Enjuagamos muy bien el trozo de bacalao quitando toda la sal que lo cubre y lo ponemos en remojo durante 48 horas, cambiando el agua cada 12 horas.
  • Escurrimos el bacalao del último remojo y lo secamos muy bien con papel absorbente. Cortamos en pequeños trozos.
  • Cubrimos con una fina capa de semolina y freímos en abundante aceite caliente.