19.3.13

Tarta de manzana clásica




Con tantas recetas dulces que han pasado por mis manos, y la tarta de manzana de toda la vida no la tenía publicada. Por lo menos esta tarta de manzana era la que se comía en mi casa de siempre: hojaldre o masa quebrada en la base, crema pastelera y manzana, pintada con mermelada de melocotón o albaricoque. En este último punto he divagado y utilizado brillo de tartas que le da el aspecto de una tarta comprada. Nada más lejos de mi intención, pero es que hay que gastar las cosillas que una compra de vez en cuando...La tradicional del todo, ya saben, pintada con mermelada queda perfecta.


TARTA DE MANZANA CLÁSICA

*Molde utilizado: redondo de metal rizado de 26 cm. de diámetro con base desmontable.



INGREDIENTES:

  • Una lámina de masa quebrada fresca (u hojaldre)
  • 3 manzanas


Para la crema pastelera:

  • 3 huevos
  • 1/2 litro de leche
  • 100 gr. de azúcar
  • Una cucharada de esencia de vainilla
  • 50 gr. de maicena


Para el brillo de la tarta*:

  • Un sobre de brillo para tartas (Lidl)
  • Un vaso de agua
  • Dos cucharadas de azúcar


* También se puede utilizar cualquier mermelada que no aporte demasiado color: albaricoque, melocotón...



PREPARACIÓN TRADICIONAL Y THERMOMIX:

  • Hacemos la crema pastelera: batimos los huevos con el azúcar. Ponemos en un cazo y añadimos la esencia de vainilla y la leche excepto una taza. Calentamos y removemos bien. Aparte disolvemos la maicena en la leche apartada. Cuando la leche esté bien caliente pero sin que llegue a hervir, vertemos la maicena disuelta y movemos muy bien hasta que esté todo disuelto y haya espesado. Apartamos, volcamos en un bol y dejamos enfriar. (En Thermomix ponemos todos los ingredientes en el vaso 6:30 min., 90º, vel. 4)
  • Cubrimos el molde con la masa quebrada, ajustamos con los dedos a la base y los laterales. Marcamos con un rodillo los bordes y quitamos los excesos de masa. Pinchamos con un tenedor. Reservamos en el frigorífico.
  • Pelamos y laminamos las manzanas (si tardamos mucho, rociamos con unas gotas de limón para que no se oxiden demasiado).
  • Precalentamos el horno a 200º calor arriba y doble calor abajo (si su horno tiene esa función).
  • Sacamos el molde del frigorífico, volcamos la crema pastelera y cubrimos toda la superficie con las láminas de manzana.
  • Introducimos en el horno unos 35 minutos. Desmoldamos pasados diez minutos.
  • Para hacer el brillo de tartas calentamos el agua con el azúcar. Cuando esté hirviendo agregamos el contenido del sobre y removemos un minuto. Apartamos y dejamos templar un par de minutos sin parar de remover. Vertemos sobre la tarta (yo le añadí solo la mitad del preparado porque me parecía demasiado). Guardamos en el frigorífico hasta su consumición. También se puede optar por pintar con mermelada para darle brillo.



A TENER EN CUENTA


Al utilizar un molde con base desmontable es muy fácil extraer la tarta subiendo la base hacia arriba. Si no disponen de un molde así, pueden añadir un par de tiras de papel de hornear en la base del molde dispuestas en perpendicular. Así, tirando de las tiras será muy cómodo desmoldar la tarta.

La función del horno con calor arriba y doble calor abajo hace que las masas no se reblandezcan por el contenido que soportan y salgan crujientes. Si no tienen dicha función en el horno y la masa está contenida en un molde, como es el caso de esta receta, horneen al menos sobre una rejilla y en la segunda ranura empezando por debajo para favorecer esto mismo. Yo hago las dos cosas.