Otras cocinas

Otras vivencias gastronómicas

Otros mundos

Roscón de Reyes 2013 y mi tardío comienzo del nuevo año




Parece que llevo un mes de retraso. Sí, es así. Este roscón debería haber sido publicado hace casi un mes, como la tradición manda. Pero no ha podido ser.

Quiero disculparme con mis seguidores habituales, algunos de ellos me han preguntado si estaba mal de salud o qué me pasaba. Pues aquí va la historia: ya saben los que me siguen que cambié de trabajo hace tres meses. El cambio fue brutal, agotador tanto física como psicológicamente, y lo está siendo todavía, aunque en menor medida (aun así, estoy contenta con el cambio). A ello se le unió un cúmulo de eventos gastronómicos que no me quise perder y de los que disfruté a tope, pero el cansancio se acumulaba. Y por último, las circunstancias familiares con noticias bomba, tanto en lo bueno como en lo malo, hicieron que tuviera que parar para que mi cuerpo se recuperara. Volví con migrañas y eso fue el momento de decir "aquí se acabó". Relajarme, necesitar tiempo para mí.

El nuevo año y mi cambio de actitud ante las nuevas circunstancias me han devuelto la pasión por leer y escuchar música, que tenía muy abandonadas, y las ganas de hacer deporte y pasear sola al lado del mar (aunque el cansancio postlaboral muchas veces me lo impide). En cambio, me ha producido una gran apatía en la cocina, cocino lo justo para alimentarme y apenas hago platos nuevos. Además, apenas me relaciono solo con mi familia y compañeros de trabajo: me he vuelto un poco antisocial. Esto ha hecho que también abandone un poco el blog y mi relación con mis amigos blogueros virtuales. Mis disculpas, de verdad. Y piensen que aunque esté desaparecida en combate, también yo les echo de menos.

En Navidad, aunque no he cocinado apenas, sí he seguido la tradición con algunos dulces navideños caseros. El roscón de Reyes, por supuesto, no podía faltar, y aunque la receta ya la tengo publicada y he seguido la misma, la vuelvo a escribir a continuación con unas mínimas, casi imperceptibles, variaciones.
Procuraré ser rápida en la publicación de la dulcería navideña, sé que ya queda un poco añeja y nada apetecible para la dieta que muchos intentan seguir a principios de año, pero las quiero reflejar en mi blog y no perderlas, para tenerlas presentes el año que viene.

No les garantizo de todas maneras que mi incorporación al blog en este nuevo año vaya a ser como antes. Todos pasamos por ciclos ¿no es cierto? Y aunque no quiero dejar mi preciado blog ni por asomo, tengan en cuenta que mi participación en los suyos y en el mío propio será como en estos meses, mucho más escasa.

Para no tener muchas ganas de meterme en la cocina, mi semana de vacaciones navideña cundió con la elaboración de cuatro roscones grandes y uno mediano. Espero que empiecen a salivar con él un mes después de haber probado el último bocado. Yo lo volvería a hacer sin esperar al año que viene ¿qué me dicen?



INGREDIENTES:


Para el azúcar glas aromatizado:

  • 120 gr. azúcar blanco
  • Piel de un limón (sin parte blanca)
  • Piel de una naranja (sin parte blanca)

Para el prefermento:

  • 70 gr. de leche
  • Medio cubito de levadura prensada de panadería (12-13 gr.)
  • Una cucharadita de azúcar
  • 130 gr. de harina de fuerza

 Para la masa:

  • 60 gr. de leche
  • 70 gr. mantequilla temperatura ambiente
  • 2 huevos
  • Medio cubito de levadura prensada de panadería (12-13 gr.)
  • 30 gr. de agua de azahar
  • 450 gr. harina de fuerza
  • Una pizca de sal

Para decorar:

  • Huevo batido
  • Almendras picadas o laminadas
  • Cerezas en almíbar
  • Naranja confitada
  • Azucar humedecido (opcional)

Para la naranja confitada*:

  • Una naranja mediana
  • 100 gr. de agua
  • 100 gr. de azúcar


* Lavamos y secamos muy bien la naranja. Cortamos finamente la naranja en rodajas muy finas. Ponemos en un cazo el agua, el azúcar y la naranja y cocemos a fuego lento durante 50-60 min. (cuando el agua haya evaporado y empiece a caramelizarse). Podemos doblar las cantidades si vamos a elaborar más roscones. El tiempo de cocción será el mismo.



PREPARACIÓN CON THERMOMIX:

  • Para el azúcar glas aromatizado echamos en el vaso el azúcar 30 seg., vel. 5-10. Después agregamos las pieles de naranja y limón y programamos 15 seg., vel. 5-10. Reservamos.
  • Sin lavar el vaso hacemos la masa madre. Echamos todos los ingredientes por el orden puesto y movemos 15 seg., vel. 4. Sacamos en un bol grande, apretamos bien haciendo una bola y cubrimos de agua templada. Dejamos que doble su volumen (15-20 min.)
  • Otra vez sin lavar el vaso ponemos el azúcar glas aromatizado, todos los ingredientes para la masa en el mismo orden y, por último, la masa madre ya doblada de tamaño. Mezclamos 30 seg., vel. 6. Después amasamos 3 min., vaso cerrado, vel. espiga.
  • Dejamos en el mismo vaso que doble su volumen, más o menos cuando la masa se desborde por la boca. De hora y media a dos horas.
  • Bajamos la masa con la espátula y volvemos a amasar 1 min., vaso cerrado, velocidad espiga.
  • Sacamos la masa y la ponemos en la encimera enharinada. Amasamos hasta hacer una bola. Metemos los dedos en  medio de la bola y vamos abriendo el roscón de fuera hacia adentro por toda la circunferencia. Cubrimos la bandeja de horno con papel vegetal y ponemos el roscón.
  • Ponemos un vaso corto en el centro del roscón untado en aceite por la parte exterior y cubrimos con paños de cocina humedecidos. Dejamos levar por segunda vez hasta que doble de volumen.
  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Pintamos el roscón con un huevo batido y los decoramos con las cerezas, almendras y naranjas confitadas o con lo que más nos guste. Quitamos el vaso antes de meter en el horno.
  • Horneamos 15 min. a 200º, después dejamos otros 5 min. a 180º, con papel de aluminio por encima para que no se queme. Sacamos, dejamos enfriar sobre una rejilla.


 A TENER EN CUENTA


Con esta receta sale un roscón enorme, de casi un kilo de peso. Se puede dividir la masa en dos y hacer dos roscones medianos. Yo elijo una forma u otra según la conveniencia.