15.10.12

Tarta de hojaldre con melocotón y I taller de galletas decoradas "Pipirrana"




Esta tarta la hice hace justo un mes para el cumpleaños de mi amiga Lourdes. Ella necesitaba y todavía necesita un empunjocito para pasar momentos difíciles, y hay estamos, intentando ayudarla en lo que se pueda. Por lo pronto se ha aventurado a hacer sus primeros cupcakes y galletas decoradas junto con mis chicas "Pipirrana".

De hecho, el jueves pasado nos reunimos en casa de Eli (más bien en su inmenso y estupendo garaje) en el I Taller de galletas decoradas "Pipirrana". Doce mujeres hacendosas decorando galletas y merendando también las varias delicias que llevamos entre todas. 

Eli me hizo una tarta por mi cumple ya pasado, con modelados en fondant de panes diferentes por encima, ¡preciosa y buenísima! Gracias por ser tan detallista y ofrecernos tu casa y tu garaje, por ser tan buena anfitriona. Gracias a Mari Ángeles por la organización y las enseñanzas y Ángeles también por ejercer de maestra, y a todas las demás por ser tan buena gente y estar siempre ahí. No tengo foto de grupo (por favor, chicas, ¡quiero esa foto!), se me olvidó hacerle fotos a las galletas de Lourdes y a las mías (no tengo perdón) y las fotos que hice salieron fatal, pero sí os dejo un montaje que hizo Ángeles muy simpático de nuestra reunión.





Volviendo a la recetita de hoy, se trata de una tarta clásica de hojaldre, crema y frutas, de esas que siempre triunfan. Esta vez la hice con melocotones. Ahora hay que aprovechar los últimos melocotones de la temporada para disfrutar de esta tarta deliciosa. 







TARTA DE HOJALDRE CON MELOCOTÓN



Molde utilizado: rectangular rizado con base desmoldable de 25*20 cm. (magnífico regalo de mi amiga Eli, de Olor a jazmín)



INGREDIENTES:



Para la crema pastelera:

  • 3 huevos
  • 90 gr. de azúcar
  • 50 gr. de maicena
  • 1/2 l. de leche (dos vasos)
  • Unas gotas de esencia de vainilla


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Hacemos la crema pastelera: mezclamos los huevos y el azúcar. Por otra parte, calentamos un vaso de leche con la esencia de vainilla. Vertemos la leche caliente a la mezcla de huevos y azúcar y lo ponemos en un cazo a fuego lento. Disolvemos la maicena al vaso de leche restante y agregamos al cazo. Removemos muy bien hasta que espese (en Thermomix ponemos todos los ingredientes en le vaso y programamos 6:30 min., 90º, vel. 4). Dejamos que se ponga a temperatura ambiente.
  • Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y doble calor abajo (si el horno tiene esa función).
  • Desenrollamos la lámina de hojaldre. Le pasamos el rodillo suavemente, sin apenas estirar. 
  • Ayudados del rodillo, trasladamos la masa encima del molde. Damos a la masa la forma del molde con los dedos, con mucho cuidado.
  • Pasamos el rodillos por los filos del molde, así marcamos la masa sobrante y la retiramos con las manos (se puede hacer alguna tartaleta pequeña si el sobrante de masa es suficiente). pinchamos toda la masa con un tenedor para que no suba.
  • Cubrimos el fondo de la tarta con la crema pastelera.
  • Pelamos los melocotones y los laminamos. Ponemos a nuestro gusto sobre la tarta.
  • Horneamos la tarta poniendo el molde sobre la rejilla del horno (en vez de la bandeja) en la segunda ranura desde abajo, durante media hora a 200º.
  • Sacamos del horno y dejamos templar. Pintamos la tarta con la mermelada de melocotón y uva y reservamos en el frigorífico al menos 4 horas antes de consumir.






A TENER EN CUENTA


Al utilizar un molde con base desmoldable es muy fácil extraer la tarta subiendo la base hacia arriba. Si no disponen de un molde así, pueden añadir un par de tiras de papel de hornear en la base del molde dispuestas en perpendicular. Así, tirando de las tiras será muy cómodo desmoldar la tarta.

También se puede hacer la tarta redonda con un molde y una lámina de hojaldre redonda. 

Si hace mucho calor es conveniente, después de poner la lámina de hojaldre en el molde, enfriar el mismo en el frigorífico al menos unos 15 minutos. La crema pastelera también se puede meter en el frigorífico durante ese tiempo, así los ingredientes está más fríos y serán más fáciles de manejar.

Mi modo de hornear las recetas con masas de hojaldre o masa quebrada da muy buen resultado. La función de mi horno con calor arriba y doble calor abajo hace que las masas no se reblandezcan por el contenido que soportan y salgan crujientes. Si no tienen dicha función en el horno y la masa está contenida en un molde, como es el caso de esta receta, horneen al menos sobre una rejilla y en la segunda ranura empezando por debajo para favorecer esto mismo. Yo hago las dos cosas.