25.10.12

Fartons caseros




Hace prácticamente un mes que celebré mi cumpleaños. Fue entonces cuando me decidí por fin a hacer fartons para acompañar a la maravillosa fuente de chocolate. En verano, cuando estuve en casa de mi gran amiga Puri, de Sabores de Viena, se nos ocurrió probar juntas a hacer fartons, algo tan típico de Valencia y que nunca habíamos hecho en casa. Aunque Puri es de Alicante, por toda la Comunidad Valenciana son los fartons muy conocidos y comprados. Pero he de decir que, como siempre, lo hecho en casa supera con creces a lo industrial. Los fartons son bizcochitos alargados, mulliditos, como una nube, que absorben cualquier líquido en el que se mojen, ya que su objetivo es acompañarlo de horchata (lo más típico en Valencia), café, chocolate o lo que nos apetezca. Se deshace este bocado casi celestial y levemente dulce cuando toca nuestro paladar. Son realmente exquisitos. 

Pues Puri y yo navegamos por Internet buscando la mejor receta, y después de un primer intento fallido en el que salieron más bien panecillos dulces (buenos de sabor pero no se parecían en nada a los fartons), la segunda receta que probamos fue un verdadero éxito. Le tenemos que dar las gracias a la La cocina de Ile, que nos ha entregado un verdadero tesoro.

Hoy día lluvioso como en el que cumplí años, os regalo, tal como lo hizo Puri hace unos meses, la receta de esta joya de la repostería. 







FARTONS CASEROS



INGREDIENTES (12-13 fartons):

  • 300 gr. de harina de fuerza
  • 50 ml. de aceite de girasol (40 gr.)
  • 50 ml. de agua (50 gr.)
  • 25 gr. de levadura fresca (un cubito)
  • 50 gr. de azúcar
  • Un huevo
  • Una pizca de sal

Para el glaseado:

  • 50 gr. de azúcar glas
  • Una cucharada de agua caliente


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Mezclamos en un bol la harina, el huevo, la levadura disuelta en el agua, el azúcar y la sal. Cuando haya cogido forma añadimos el aceite e integramos hasta que tengamos una bola perfecta de masa. Tapamos con papel film y dejamos reposar una media hora.
  • Formamos bolitas de masa de unos 40-50 gr. y dejamos reposar, también tapadas, otros 15 min.
  • Después estiramos las bolitas y hacemos más o menos rectángulos de 20 cm. de largo y los enrollamos suavemente, sin apretar. Colocamos en la bandeja de horno forrada de papel vegetal. Cubrimos con un paño de algodón humedecido y dejamos reposar una hora o hasta que doblen de volumen.
  • Precalentamos el horno a 180º y horneamos a esa temperatura durante 10-12 minutos, o hasta que se doren, pero no en exceso.
  • Mientras se hornean hacemos el glaseado mezclando el azúcar glas con el agua caliente.
  • Sacamos los fartons y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  • Cuando se templen un poco pincelamos con el glaseado generosamente. Si queremos, espolvoreamos encima con azúcar glas.


Espero que se animen a hacerlos este fin de semana de lluvia, que es el mejor momento para estar en casa, de cocinar, y de disfrutar de una merienda fantástica. Yo les espero a la vuelta de mi miniviaje a Baeza y Úbeda con un montón de buenas amigas. Les contaré la semana que viene. ¡Buen fin de semana!