21.9.10

Bizcocho de canela



Los primeros días que estuve de baja (eso ya hace más de tres semanas...) me fui a casa de mis padres para que me mimaran mientras Pedro trabajaba. Y como cuando me encuentro un poco mejor no puedo estar parada, le dije a mi madre que quería hacer un bizcocho. Ella, aunque no es una amante de la cocina, como toda buena madre, lo que cocina  le queda espectacular. Pero nunca se ha atrevido con la repostería y nunca había hecho un bizcocho. De hecho en casa no tenía harina de respostería, no tenía (ni tiene) ningún molde para bizcochos y encima faltaban huevos jejejej  Así que tuvimos que ir a comprar harina, huevos y moldes de aluminio.





El resultado fue fantástico, el sabor a canela que inunda la boca es tan rico, que se convierte en adictivo, ¡no puedes parar de comer! Este bizcocho lo hice yo, pero como a mi madre le gustó tanto, le apunté la receta y lo ha hecho después. Me llamó con una ilusión de niña pequeña diciéndome: ¡Laura, cómo sube el bizcocho, qué bonito, y no veas como huele! Y yo, tras el teléfono, parecía en ese momento la madre...


Os vuelvo a recordar, para los que no lo sepan, que el día 8 de septiembre fue mi  2º cumpleblog, y he organizado un sorteo. Ya tengo comprado el regalillo y sólo daré una pista, ¡son varias cositas muy chulas! Simplemente tenéis que dejar un comentario en la entrada de Tarta de queso a la naranja: 2º cumpleblog y ¡sorteo! . Podéis dejarlo, si todavía no lo habéis hecho, hasta las doce de la noche del 26 de septiembre (hora española). Leed en esa misma entrada las bases del sorteo.






INGREDIENTES:

  • 4 huevos
  • 180 gr. de azúcar moreno
  • 150 gr. de leche (semidesnatada)
  • 100 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 250 gr. de harina de repostería
  • Un sobre de levadura química
  • Una buena cucharada de canela molida





PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Batimos (con batidora de mano todo el proceso) los huevos con el azúcar hasta que doble de volumen.
  • Incorporamos el aceite, la leche y la canela. Seguimos batiendo muy bien.
  • Tamizamos la harina con la levadura y vamos echando poco a poco a la mezcla sin dejar de batir.
  • Dejamos reposar la masa en un sitio cálido durante media hora.
  • Vertemos en el molde de cake de aluminio. (Si usáis un molde de metal lo engrasáis primero, de silicona no haría falta)
  • Precalentamos el horno a 170º. Lo cocemos durante 45-50 min. Comprobamos si está listo con una aguja o un cuchillo afilado. (El molde de aluminio era pequeño, subió mucho y necesitó más tiempo de cocción. En un molde más adecuado, el tiempo se reducirá seguramente entre 5-10 minutos.)
  • Dejamos templar sobre una rejilla. Yo preferí quitarle el molde de aluminio (que por cierto se desmolda muy muy fácil)





La cabeza va mejor, va mejor....:-)


PD: Lo he hecho otras veces en un molde cake de metal de 30*10,5*6 cm. El tiempo y la temperatura utilizada es la misma que para el cake de aluminio: 170ºC unos 45 min. Y sale así: