11.8.14

Lasaña fría de pasta de remolacha (pasta fresca sin huevo)






Comenzamos la semana con un plato muy veraniego, una lasaña fría. No deja de ser una ensalada de pasta con una presentación diferente. La verdad que queda resultona y el resultado es magnífico. 


Las placas para lasaña o canelones es la pasta fresca más fácil de hacer, puesto que solo hay que estirar la masa y cortar en cuadrados o rectángulos. Aunque yo aliso la masa con mi máquina de pasta, pueden hacer perfectamente con un rodillo, dejando la masa bien fina.


La particularidad de esta masa el la utilización de remolacha licuada, que le propociona un color espectacular a nuestra masa, además de añadirle todos los beneficios de esta hortaliza en vitaminas, minerales, antioxidantes....

En fin, una lasaña completa, ligerita y veraniega para este verano. ¡Disfruten!



LASAÑA FRÍA DE PASTA DE REMOLACHA



INGREDIENTES (3-4 personas):


Para la pasta:

  • 2 remolachas crudas (100 gr. de remolacha ya licuada)
  • 160-170 gr. de harina de sémola de trigo duro (harina recia)
  • Una pizca de sal

Para el relleno:

  • 1/2 kg. de gambas
  • 3 latas de atún
  • 2 tomates medianos maduros
  • 2 cebolletas
  • 2 aguacates

Para la salsa de yogur:

  • 2 yogures naturales
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 cucharadas de mayonesa
  • 2 dientes de ajo sin hebra central
  • Un chorrito de zumo de limón 
  • Dos ramitas de perejil
  • Una pizca de sal

Para decorar:

  • Queso semicurado de cabra rallado



PREPARACIÓN TRADICIONAL (3-4 personas):

  • Para la pasta, primero pelamos las remolachas y las licuamos. debemos obtener 100 gr. de licuado. Si obtenemos menos, podemos completar con agua.
  • Mezclamos el licuado de remolacha con la harina y una pizca de sal y amasamos hasta tener una masa lisa y homogénea. Si se queda la masa pegajosa, necesitará un poco más de harina. Formamos una bola y tapamos con papel film. Enfriamos la masa durante media hora en la nevera.
  • Sacamos la masa y hacemos con ella tres porciones más o menos iguales.
  • Cogemos el primer trozo y alisamos con un rodillo dándole forma rectangular. Después vamos pasando por la máquina de pasta desde la pestaña más gruesa hasta llegar al grosor deseado (en mi máquina la paso por los 4 primeros números de grosor). Con la tira de masa obtenida hacemos cuadrados-rectángulos de masa del mismo tamaño para nuestra lasaña. Hacemos el mismo procedimiento con los dos trozos restantes de pasta. Dejamos seca la pasta en una mesa enharinada. Entretanto, preparamos el relleno.


Placas de lasaña secando

  • Pelamos las gambas y las cocemos un par de minutos en agua hirviendo con sal. Después colamos y metemos en agua con hielo para que enfríen rápido. Escurrimos y reservamos.
  • Batimos juntos todos los ingredientes de la salsa de yogur, tapamos con papel film y metemos en el frigorífico.
  • Para el relleno, cortamos en trozos muy pequeñitos las cebolletas, los aguacates y los tomates. Ponemos en un bol y añadimos el atún desmigado y las gambas troceadas. A continuación mezclamos con la salsa de yogur. Metemos la mezcla en el frigorífico mientras cocemos la pasta.
  • Llenamos hasta la mitad una olla alta con agua. Cuando hierva introducimos la mitad de las placas de lasaña y cocemos durante 4 minutos aproximadamente. Realizamos la misma operación con el resto de las placas. Sacamos con cuidado lavamos con agua fría y escurrimos. Colocamos encima de papel absorbente. 
  • Para montar el plato, lo haremos de manera individual: ponemos en cada plato una placa de lasaña en el fondo y vamos alternando relleno y pasta las veces que queramos.
  • Terminamos con un poco de queso rallado por encima (opcional).