14.5.14

Tarta de membrillo y queso crema




Mi dulce amiga Inma cumplió 40 añitos hace unos días y sigue estando tan guapísima como siempre. Quiero dedicarle esta tarta puesto que pertenece a su blog La cocina de Inma (no se lo pierdan, tienen un blog precioso y una grna cantidad de recetas superinteresantes) y ha sido una gran descubrimiento para mí, ya que la combinación queso-membrillo es una de mis preferidas. Si a eso se le une que la tarta es fácil fácil, mejor todavía.


Mi niña, espero que te guste mi versión de la tarta, yo le añadí dátiles y piñones y, bueno, qué decirte, ¡impresionante!



TARTA DE MEMBRILLO Y QUESO CREMA



Molde utilizado: redondo de pyrex de 27 cm. de diámetro



INGREDIENTES:

  • Una lámina redonda de masa quebrada refrigerada
  • 300 gr. de queso crema (queso de untar)
  • 300 gr. de carne de membrillo con nueces casera (o sin nueces)
  • 3 cucharadas de agua
  • Una yema de huevo
  • Piñones y dátiles para decorar (opcional)






PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Cortamos dos tiras de papel de horno. Pintamos levemente el molde con aceite y adherimos las tiras de papel en cruz. Esto nos facilitará el desmolde de la tarta. 
  • Desenrollamos la masa quebrada y ponemos en el molde cubriendo bien todos los laterales. Cortamos los excesos de masa (pero no demasiado). Reservamos en el frigorífico.
  • Calentamos levemente la carne de membrillo con el agua y mezclamos. Batimos un poco el queso.
  • Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo (si tienen opción de doble calor abajo, utilícenla)
  • Sacamos la masa del frigorífico, ponemos la capa de queso de manera homogénea.
  • A continuación cubrimos con el membrillo, también de manera homogénea.
  • Metemos hacia dentro los bordes de la tarta.
  • Si nos apetece hacemos un enrejado con la masa sobrante (tiras pequeñas de masa)
  • Batimos la yema de huevo y pintamos la masa y el enrejado por encima.
  • Decoramos con piñones y dátiles (opcional).
  • Horneamos en la segunda ranura empezando desde abajo a 200º durante 25 min. (si se dora demasiado con anterioridad, podemos cubrir con papel de aluminio hasta que termine el tiempo de cocción).
  • Dejamos templar, emplatamos y metemos en el frigorífico al menos 2 horas antes de su consumición.