27.1.14

Quiche de puerro, calabaza y queso de cabra




Madre mía, no me creo que hayan pasado dos meses desde mi última entrada...¡Feliz año!

Espero que sepan perdonarme, pero como en todas las etapas de la vida, tenemos ciclos, y llevo un tiempo en que me cuesta una barbaridad ponerme delante del ordenador en casa después de trabajar 8 horas delante de él. A eso se le suma un pelín más de pereza en cocinar recetas nuevas, y pereza absoluta para hacer fotos...Pero tengo y debo retomarlo, porque el blog me da vidilla y hay que poner manos a la obra para retomar esta aventura tan gratificante. Aun así quiero que comprendan también que este blog es mi afición, y  por ello nunca va a ser una obligación para mi, por eso, cuando tengo más tiempo y ganas le dedico más, y cuando no, pues, como ahora, he estado dos meses sin dar señales de vida.

He vivido experiencias muy chulas en estos últimos meses. He viajado por la provincia de Málaga con el Club Gastronómico Km.0, del que soy socia, visitando Ronda, Pujerra, el Valle del Genal, Cortes de la Frontera, Gaucín, visitando empresas y bodegas con productos 100% malagueños de alta calidad (vinos productos ibéricos del cerdo...), recogiendo setas, celebrando la fiesta de la castaña, pasando muy buenos momentos con amigos...




También gané un premio de una batería de cocina del concurso de recetas malagueñas del periódico la "Opinión de Málaga" con la receta de mi última entrada Tarta de requesón de cabra malagueña con mermelada de jengibre y citricos: una batería de cocina enorme que hemos repartido entre mi madre y yo. También ganaron este premio una gran cantidad de amigas, como Mari Ángeles, Reme, Ángeles, Gemma, Conchi, Toñi ¡si es que somos las mejores! Y la que liamos por calle Larios con los carritos de la compra para llevarnos las baterías a casa jajajajaj




Hay un hecho que me llena de gran satisfacción y es que la marca Sabor a Málaga que promociona la gastronomía y los productos malagueños, me ha incluido en su Red de blogs Sabor a Málaga por la difusión de la cultura gastronómica malagueña. Estoy muy muy contenta por ello. Es un reconocimiento a algo que llevo haciendo muchos años, que es dar en valor la gran cantidad de productos de calidad con los que cuenta mi provincia. De hecho, este mismo sábado por la mañana fui invitada a una degustación de productos de la cabra malagueña de la que salí encantada y #comounacabra, compartiendo mesa con amigos blogueros siempre es un gustazo.




Debido a una esguince que sufrió mi madre en diciembre, he tenido que hacer íntegramente las cenas de Nochebuena y Nochevieja, con las que he disfrutado un montón. También, para no perder la tradición, he hecho roscones de Reyes para aburrir, y disfrutado de ellos en familia y también de merendola con mis amigos, con los que ya he institucionalizado la merienda de Reyes con chocolate y roscón caseros :-)




No crean que he dejado de cocinar en el tiempo que llevo sin publicar, de hecho he estado 3 meses recibiendo un curso de cocina en la Escuela de cocina La Mesa Málaga de manos del chef Víctor Bermúdez (Tres 14 tapas & café) del que he aprendido muchas cosas: algunas técnicas, combinación de sabores, recetas nuevas...Y todavía no le he dado las gracias públicamente ¡Gracias Víctor! Sabes que me lo he pasado pipa y que echo de menos tus clases :-*




La receta que les presento para inaugurar el nuevo año es una inspiración de una receta que hice con Víctor en sus clases. Allí hice una quiche de calabaza con queso provolone. En este caso he cambiado el tipo de queso y he añadido una capa de puerros en la base que le da un sabor sensacional.

Esta quiche de puerro, calabaza y queso de cabra fue mi aportación al cumpleaños de mi buen amigo Juanjo, que cumplía 35 años ya... Ayer lo celebramos, en el campo y en buena compañía.






QUICHE DE PUERRO, CALABAZA Y QUESO DE CABRA






Molde utilizado: rectangular rizado con base desmontable de 25*20 cm.



INGREDIENTES:


  • Una lámina rectangular de hojaldre refrigerado (o masa quebrada)
  • 4 puerros medianos
  • 1/2 kg. de calabaza
  • 3 huevos
  • 200 ml. de leche evaporada (ideal)
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco



PREPARACIÓN TRADICIONAL:


  • Lavamos y cortamos los puerros en pequeñas rodajas. Pochamos en la sartén con un poco de aceite hasta que estén tiernos. Colamos y dejamos enfriar.
  • Pelamos la calabaza y cortamos en pequeños dados. Horneamos en una fuente pincelada con aceite a 180º calor arriba y abajo durante 25-30 min. Dejamos enfriar. 
  • Precalentamos el horno a 190º calor arriba y abajo (y si horno tiene doble calor abajo, pongan esa función)
  • Colocamos con cuidado la lámina de hojaldre o masa quebrada en el molde y pinchamos bien con el tenedor. Reservamos.
  • Batimos los huevos con la leche evaporada y un poco de sal. Cortamos el queso en rodajas. Picamos un poco de perejil.
  • Ponemos una capa con los puerros en la base de la quiche. Después añadimos los dados de calabaza asada y las rodajas de queso de cabra.
  • Vertemos la mezcla de huevos y leche y adornamos con el perejil.
  • Horneamos durante 25-30 min. sobre la rejilla (preferentemente). Sacamos y dejamos enfriar antes de desmoldar.



A TENER EN CUENTA



Se puede utilizar una masa redonda y un molde redondo. ¡Sin ningún problema!



Si el molde que utilicen no es desmoldable, pueden optar por no sacar la quiche del molde, o bien poner dos tiras de papel de horno cruzadas en la base del molde para poder tirar de ellas a la hora de desmoldar.



¡Amigos! ¡He vuelto!