6.8.12

Mejillones en salsa de tomate





Empezamos la semana con un aperitivo delicioso que nos regaló hace unos meses nuestra amiga bloguera María José, de Pasen y degusten. Yo tenía que probarlo porque me encantan los mejillones, un molusco tan exquisito como poco valorado. ¿Será porque es barato? No lo llego a entender, pero yo disfruto con un plato de mejillones tres veces más que con un chuletón.


He adaptado un pelín la receta. La salsita de tomate de los mejillones está para mojar y dejar el plato limpio. 

Poneros una cervecita, vino o refresco, que yo pongo el aperitivo. ¡Qué aproveche!



INGREDIENTES:

  • Un kilo de mejillones 
  • Un vaso de caldo de la cocción de los mejillones 
  • Una guindilla 
  • Aceite de oliva virgen extra 
  • 4 cucharadas de tomate triturado (o tomate frito) 
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra 
  • Una cucharada de harina 
  • Medio vaso de vino blanco 
  • Un diente de ajo 
  • Perejil 


                  



PREPARACIÓN TRADICIONAL: 

  • Limpiamos muy bien los mejillones de sus valvas. Cocemos en una cazuela tapada con un chorrito de agua y una hoja de laurel. 
  • Cuando estén cocidos (en 6-8 minutos), sacamos de la cazuela y desprendemos la concha que no nos sirve. Ponemos los mejillones en una cazuela ancha. 
  • Colamos el caldo y reservamos. 
  • Para hacer la salsa calentamos el aceite en una sartén y echamos la guindilla picada. Añadimos la harina y removemos bien. 
  • Después incorporamos el tomate y el vino blanco. Removemos bien, quitando los grumos, y añadimos poco a poco el caldo de la cocción de los mejillones. Cuando esté espesa (no excesivamente) la echamos por encima de los mejillones. Damos un hervor a la cazuela. 
  • Majamos en un mortero el diente de ajo y una ramita de perejil y se lo echamos por encima. 





A TENER EN CUENTA 

Este plato es un aperitivo en toda regla, pero se puede convertir en el acompañamiento perfecto de una arroz cocido, con el que tendremos un plato completo para una comida. Si decidimos hacerlo así y para mayor comodidad, desprenderemos los mejillones de sus conchas.