8.8.12

Hummus de habas secas




Como pueden comprobar el verano da para muchas recetas frescas y de picoteo, ya que con las calores, al menos por el sur, se hace difícil encender el fuego, el horno o similar. 

Además, esta preparación de nuestro amigo bloguero Carlos Dube, de Mercado Calabajío, me encandiló. En general me gustan todo tipo de patés caseros, pero si son vegetales, más aún. Siempre he hecho el típico hummus de garbanzos que en casa nos encanta, pero nunca pensé en utilizar mis habas secas en un paté en vez de en un plato de cuchara invernal.


La preparación es un poco elaborada, pero merece la pena el resultado. Una tostada de hummus de habas secas con unas hojas de albahaca es un manjar del que podemos presumir en casa, digno del mejor restaurante.



HUMMUS DE HABAS SECAS



INGREDIENTES (casi un kilo):

  • 300 gr. de habas secas 
  • Una cucharadita colmada de comino molido 
  • Una cucharada colmada de tahine (pasta de sésamo) 
  • 3 dientes de ajo 
  • Sal 
  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra 
  • Zumo de medio limón 
  • Pimentón dulce 
  • 200 ml. de caldo de cocción de las habas



PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Hidratamos las habas en una fuente con agua al menos 24 horas. 
  • Ponemos a cocer las habas con abundante agua en la olla exprés durante 15 minutos. Escurrimos las habas y reservamos el caldo colado. 
  • Pelamos las habas y extraemos la pulpa.
  • En la batidora añadimos la pulpa de las habas y todos los demás ingredientes (incluido un pelín de pimentón). Batimos muy muy bien durante unos minutos, hasta que quede una pasta muy fina. Probamos de sabor y textura y rectificamos de condimentos o líquido de cocción si fuera necesario. En Thermomix trituramos 1 min., vel. 10, quitamos el aire que se ha formado en la pasta introduciendo en ella un tenedor o cuchara y volvemos a poner 30 seg., vel. 10). 
  • Para la presentación, introducimos un poco de hummus en una manga pastelera y hacemos círculos con ella en el cuenco elegido. Echamos unos hilos de aceite y un poco de pimentón por encima. 





A TENER EN CUENTA 



Si no tienen tahine o pasta de sésamo puede omitirse, no es necesaria para el resultado de la receta. 


Como en el paté de pollo, al resultar una cantidad muy grande de hummus, podemos dividirlo en recipientes pequeños y congelar el hummus que no vayamos a consumir. Después se descongela cuando sea necesario y está como recién hecho.

Se puede comer con piquitos, regañás, panecillos crujientes, pan de pita o en una buena tostada de pan. Al gusto.