14.3.12

Tarta de zanahorias "del 200 y del 50"



Con lo que me gusta meterme en la cocina y comer de todo, solo hace tres meses que probé por primera vez una tarta de zanahorias con "frosting" de queso. Fue en una  pastelería - cafetería americana llamada Love is bakery, abierta desde hace solo unos meses en Málaga y que se encuentra en la Alameda Principal. Me cautivó tanto su sabor y el complemento de la cobertura (prefiero esta palabra a la de "frosting") que me prometí investigar para hacerla algún día. 


La cuestión es que pronto llegó la Navidad con el Roscón y otros dulces navideños, después la cuesta de enero y la proposición de bajar un poco de peso...así que no fue hasta hace un par de semanas que Ajonjolí me volvió a hacer salivar como el perro de Paulov con su tarta de zanahorias de Ottolenghi. No podía esperar mucho más para hacerla, estaba ocupando mis pensamientos casi por completo.

El día que quedamos a comer la familia pipirranera estuve hablando con Ceci e Inma sobre la deliciosa tarta y me dijeron que ellas la tenían publicada en sus blogs. ¡No me lo podía creer! El mismo día en cuanto llegué a mi casa miré las tres versiones de Inma (una, dos y tres) y la de Ceci. Me encontré con cinco recetas diferentes de tan maravillosa tarta. No sabía con cuál quedarme, así que tuve que hacer mi versión. Sobre todo simplifiqué las cantidades (o a 200 gramos o a 50, de ahí el título de la receta) y la manera de hacerla. He respetado la utilización del aceite de girasol, aunque me de un poco de grima utilizarlo, pero mira por dónde la tarta no ha quedado nada mal: deliciosa, tierna, jugosa...



TARTA DE ZANAHORIAS


INGREDIENTES:


Para el bizcocho:

  • 200 gr. de harina de repostería
  • 200 gr. de azúcar moreno
  • 200 gr. de aceite de girasol
  • 200 gr. de zanahorias
  • 50 gr. de nueces peladas
  • 50 gr. de pasas moscatel (sin huesos)
  • 3 huevos (separadas las yemas de las claras)
  • 1/2 cucharadita  (2 gr.) de levadura química 
  • 1/2 cucharadita  (2 gr.) de bicarbonato sódico
  • 5 clavos de olor
  • Una cucharadita de las siguientes especias (en las mismas proporciones): jengibre, canela y nuez moscada.
  • Una pizca de sal


Para la cobertura:

  • 200 gr. de queso de untar (light) a temperatura ambiente
  • 50 gr. de azúcar glas
  • 50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 3 nueces, un puñado de pasas y zanahoria rallada (opcional)

*Molde utilizado: redondo de metal desmontable de 20 cm de diámetro.






PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Precalentamos el horno a 170º.
  • Picamos las pasas y las nueces toscamente con un cuchillo.
  • Preparamos la cucharadita de especias. Machamos los clavos en un mortero.
  • En un bol mezclamos la harina, la sal, el bicarbonato, la levadura y las especias. Reservamos.
  • En un bol aparte mezclamos el azúcar y el aceite. Después añadimos las yemas de huevo e integramos muy bien los ingredientes.
  • Pelamos y rallamos las zanahorias y las agregamos a la mezcla anterior junto con las pasas y las nueces. Removemos.
  • Por otra parte, batimos las claras a punto de nieve e integramos en dos veces, con movimientos envolventes, a toda la mezcla.
  • Cubrimos el fondo del molde con papel vegetal y pintamos las paredes con aceite de girasol.
  • Echamos la mezcla sobre el molde, metemos en el horno y horneamos a 160º durante una hora. Después dejamos 10 minutos dentro del horno con la temperatura apagada.
  • Sacamos y esperamos 5 minutos antes del desmoldar.
  • Desmoldamos, le damos la vuelta al bizcocho (para que tengamos completamente plana la parte superior de la tarta) y dejamos enfriar  por completo sobre una rejilla.
  • Batimos muy bien el azúcar, el queso y la mantequilla de la cobertura.
  • Untamos la mezcla por toda la tarta con una espátula y adornamos con pasas, nueces y zanahoria rallada.


¿Queréis un trocito? Pues ¡tomadlo!