27.7.17

Pasta fresca de espelta integral con espárragos y champiñones y bechamel de queso azul



Soy una absoluta fan de la pasta fresca, tanto de hacerla (me relaja muchísimo) como de comerla. Siempre tengo pasta seca en casa, pero no la disfruto de la misma manera que cuando hago yo la pasta fresca. En este caso la he hecho con la mitad de harina integral de espelta. Se ha convertido en mi pasta favorita.

El acompañamiento de hoy es espectacular, los espárragos y los champiñones casan muy bien, pero lo mejor de lo mejor es la bechamel de queso azul, es lo que hace que el plato sea redondo.

Espero que lo prueben, si es con pasta fresca hecha en casa, mejor que mejor, pero si no pueden, háganla con pasta seca. 



PASTA FRESCA DE ESPELTA INTEGRAL CON ESPÁRRAGOS Y CHAMPIÑONES Y BECHAMEL DE QUESO AZUL


INGREDIENTES (3 raciones):

Para la pasta fresca:

  • 100 gr. de harina integral de espelta
  • 100 gr. de harina panadera recia (sémola de trigo duro)
  • 2 huevos medianos
  • 2-3 cucharadas de agua

Para la guarnición:
  • Una cebolla dulce 
  • 5-6 champiñones
  • 5-6 espárragos hermosos (si son trigueros, el doble)
  • Un trozo de pimiento rojo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un chorrito de vino blanco seco
  • Una cucharadita de tomate concentrado (o 1 cucharada de tomate frito, o 2 cucharadas de tomate triturado)

Para la bechamel de queso azul:
  • Una cucharada colmada de harina
  • 300-350 gr. de leche 
  • 50 gr. de queso azul francés o danés
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Para terminar:
  • Queso grana padano rallado


PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Para hacer la pasta fresca ponemos todos los ingredientes en un bol. Con un tenedor removemos la masa hasta que esté casi integrada.
  • La sacamos del cuenco y amasamos durante unos minutos. La masa debe quedar lisa y firme. No reseca, pero tampoco húmeda.
  • Hacemos una bola, metemos en el cuenco, tapamos con papel film y dejamos reposar media hora a temperatura ambiente.
  • Cortamos la masa 6-8 trozos de mismo peso. Cogemos el primer trozo y alisamos con un rodillo dándole forma rectangular. Después vamos pasando por la máquina de pasta desde la pestaña más gruesa hasta llegar al grosor deseado (tres o cuatro pestañas de grosor, va a depender de vuestra máquina). Si al alisar la masa con el rodillo se pega en la encimera, no dudes en espolvorear harina en la misma).
  • Seguidamente introducimos la masa por el accesorio de los tallarines.
  • Los dejamos reposar sobre la mesa de cocina una media hora para que sequen un poco, separados unos de otros y espolvoreando un poco de harina para que no se peguen.
  • Hacemos el mismo procedimiento con los trozos restantes de pasta.
  • Cocemos la pasta en abundante agua hirviendo durante 3-4 minutos Escurrimos y reservamos.
  • Para hacer la guarnición y salsa, picamos la cebolla en trozos pequeños, lavamos y troceamos los champiñones, lavamos y secamos los espárragos, le quitamos la parte dura de la base, y troceamos. 
  • Calentamos 3-4 cucharadas de aceite en la sartén, pochamos la cebolla.
  • Después añadimos el pimiento, los champiñones y los espárragos. Subimos el fuego y salteamos unos minutos, sin que lleguen a hacerse demasiado.
  • Añadimos el concentrado de tomate y removemos.
  • Agregamos el vino blanco y dejamos que reduzca y se vaya el alcohol.
  • Después añadimos la cucharada de harina para hacer la bechamel y tostamos un poco, removiendo con los demás ingredientes.
  • Vertemos la leche y salpimentamos. Bajamos el fuego y dejamos que espese lentamente.
  • Cuando haya espesado un poco, introducimos los tallarines y los integramos en la salsa. 
  • Emplatamos y servimos con queso grana padano rallado.