31.10.18

Croquetas de bacalao y gambas



¡Por fin! Por fin he decidido volver a publicar. Madre mía, ya casi ni me acordaba cómo iba esto de blogger...pero como he dicho muchas veces, el blog es un afición para mi y no una obligación. Así que ahora que tengo algo de tiempo y ganas, vuelvo a enseñaros mis ricas recetas.

En septiembre se cumplieron 10 años del blog. Es una cifra muy significativa porque es difícil mantener el tipo en el mundo internauta, en el ámbito que sea. Espero quiero seguir por aquí siempre que pueda, aunque no me deje ver tanto como me gustaría.

Hoy para celebrar mi vuelta después de varios meses os regalo esta receta de croquetas de bacalao y gambas que causaron furor en mi cumpleaños, y después en una comida con mi familia política. No soy muy dada a variar fuera de mis clásicas croquetas de puchero, pero estas croquetas surgieron de una necesidad de gastar un bacalao que había descongelado para comer...y que al final ese día no comimos en casa ....total, que el bacalao no se iba a tirar....


CROQUETAS DE BACALAO Y GAMBAS

INGREDIENTES (35 croquetas aprox.):
  • 350 gr. de bacalao en su punto de sal
  • 100-125 gambas peladas
  • Una cebolla grande
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • 1/2 l. de leche
  • 5 cucharadas rasas de harina de trigo común
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra para freír







PREPARACIÓN TRADICIONAL:
  • Quitamos la piel al bacalao y desmigamos
  • Pelamos las gambas y picamos muy pequeñitas
  • Picamos muy bien la cebolla
  • Calentamos la mantequilla y el aceite juntos. Pochamos la cebolla a fuego lento. Cuando esté bien pochada agregamos el bacalao y las gambas y damos un par de vueltas. Añadimos también una pizca de sal, pimienta y nuez moscada.
  • Añadimos la harina y la tostamos y un poco integrándola con los demás ingredientes.
  • Vertemos la leche y removemos continuamente (a fuego lento) hasta que la masa se despegue de la sartén (unos 45-50 minutos)
  • Colocamos la masa en una fuente y cubrimos con papel film en contacto ella. Cuando esté a temperatura ambiente, metemos en el frigorífico hasta que la masa esté compacta, si puede ser de un día para otro para que adquiera más consistencia.
  • Formamos las croquetas. Después las pasamos por huevo batido y pan rallado
  • Freímos con aceite de oliva virgen extra. Apartamos en un plato con papel absorbente para quitar el aceite sobrante de freírlas. Emplatamos y servimos.