24.6.14

Cupcakes de vainilla y de chocolate




La moda de los cupcakes me llama la atención, pero para nada va a convertirse en mi dulce preferido, que repita continuamente. Aunque quedan muy vistosos, pienso que la magdalena rellena ya es más que suficiente pa nuestros cuerpos como para acompañarla de una cobertura. Aun así, bien hechos, me gustan.



Creo que los cupcakes son una buena idea para regalar y, con la llegada del nacimiento de Antonio, el bebé de mis amigos Lourdes y Popy, quería tener un detalle con ellos, y les puse todo el amor del mundo para que le gustaran a los papis. El comienzo con un bebé primerizo es difícil y les deseo toda la paciencia del mundo y que disfruten de cada uno de los gestos de su bebé, un bebé precioso.

Mis cupcakes son realmente simples, unos de vainilla rellenos de crema pastelera y otros de chocolate rellenos de nutella. La magdalena es eso, una magdalena, mi receta de magdalenas de vainilla, la cual he dividido en dos partes y a una de ellas le he añadido chocolate negro derretido. Porque pienso que no es necesario una magdalena pesada para hacer un cupcake. Al menos, con la cobertura de nata que yo le he puesto, no es necesario que la magdalena sea más compacta.

Espero que les gusten.


CUPCAKES DE VAINILLA Y DE CHOCOLATE


INGREDIENTES (30 magdalenas de molde mediano):

  • 3 huevos
  • 180 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 250 ml. de leche entera
  • 350 gr. de harina de repostería
  • 230 gr. de azúcar
  • Una cucharada de extracto de vainilla de Madagascar
  • Un sobre de levadura química
  • Una cucharadita de café de bicarbonato sódico

Para los cupcakes de chocolate:
  • 60 gr. de chocolate negro de cobertura

Rellenos:

Cobertura:
  • Nata vegetal muy fría
  • Colorante alimentario en pasta de color azul (opcional)

Decoración:
  • Perlitas de azúcar moradas (opcional)
  • Números y letras de chocolate (opcional)





PREPARACIÓN TRADICIONAL O CON THERMOMIX:

  • Mientras hacemos la masa, precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo.
  • Ponemos los papelillos de magdalenas en el molde de metal de magdalenas.
  • Batimos en un recipiente los huevos con el azúcar hasta obtener una crema esponjosa y blanquecina.
  • Añadimos la leche, el aceite y la esencia de vainilla y continuamos batiendo.
  • Tamizamos harina, levadura y bicarbonato.
  • Agregamos a la masa y mezclamos todo bien hasta obtener una pasta homogénea y sin grumos. (En Thermomix echamos el azúcar en el vaso y glaseamos 20 seg., vel. 5-10. Agregamos los huevos y mezclamos 2 min., 37º, vel. 5. Incorporamos la leche, el aceite y la esencia de vainilla. Batimos 10 seg., vel.5. Por último vertemos la harina, la levadura y el bicarbonato sódico. Mezclamos 20 seg., vel. 3.)
  • Dividimos la masa en dos partes iguales. Con la mitad de la masa hacemos las magdalenas de vainilla. A lo otra mitad le agregamos e integramos el chocolate derretido previamente en el microondas. 
  • Rellenamos los moldes hasta la mitad y horneamos inmediatamente unos 18 min. aprox. a 200º, cuando se vean doraditas. Tendremos que hacer tres hornadas, saldrán unas 15 magdalenas de cada sabor.
  • Cuando las magdalenas estén a temperatura ambiente enfriamos en el frigorífico al menos 2 horas antes de rellenar o, mejor, dejarlas en el frigorífico hasta el día siguiente.
  • Hacemos la crema pastelera el mismo día que las magdalenas. También batimos con varillas eléctricas o Thermomix la nata vegetal de la cobertura con un poco de colorante azul. Reservamos en mangas pasteleras tanto la crema pastelera como la nata para que se enfríen completamente en el frigorífico.
  • Para terminar de preparar los cupcakes, cortamos un poco la parte superior de la magdalena con un cuchillo (si tienen copete). 
  • Para rellenarlas hacemos un agujero en el medio a cada una de ellas con un descorazonador de manzanas.
  • Rellenamos las magdalenas de vainilla con crema pastelera y las de chocolate con nutella. Cubrimos levemente la parte de arriba de la magdalena con el mismo relleno y alisamos con una espátula. Volvemos a enfriar una hora en el frigorífico.
  • Sacamos las magdalenas rellenas, cubrimos con la nata y decoramos como más nos guste.


A TENER EN CUENTA

Para que la nata salga con el dibujo de la boquilla perfecto, metemos el congelador (ya en la manga) 15 minutos antes de utilizarla.