2.4.13

Pollo al limón




¡Qué poco les ha gustado el hervido de la entrada anterior! Será porque les he pillado de resaca semansantera o que realmente a la mayoría de ustedes no le tira demasiado un buen plato de verduras...

Estoy segura de que este plato sí que les va a encantar. Un pollo al limón al estilo chino, pero mucho mejor que en cualquier restaurante chino. Y encima ¡muy fácil! El pollo queda superjugoso y la salsita de limón es magnífica. A quien le guste el sabor cítrico lo va a flipar, ¡palabrita!

Descubrí esta receta de la mano de Maduixa y su magnífico blog Salseando en la cocina. He adaptado un poco las cantidades en la salsa para potenciar más el sabor a limón, y ¡queda de muerte!



POLLO AL LIMÓN


INGREDIENTES (2 personas):

  • Una pechuga de pollo entera y limpia
  • Maicena
  • Un huevo
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra

Para la salsa:

  • 8 cucharadas de zumo de limón
  • 5 cucharadas de agua
  • 3 cucharadas de vinagre
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Una cucharadita de maicena





PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Salpimentamos la pechuga. Batimos el huevo e introducimos la pechuga, Les damos unas vueltas. 
  • Preparamos la salsa: disolvemos la maicena en el agua y a continuación echamos todos los ingredientes en un cazo. Calentamos a fuego medio hasta que la salsa empiece a hervir sin parar de remover. Esperamos que se vaya el olor a vinagre y apartamos. Reservamos. 
  • Sacamos la pechuga del huevo y rebozamos generosamente con maicena. 
  • Calentamos el aceite y freímos la pechuga por los dos lados. Hay que esperar a que se dore bien por cada uno de los lados para garantizarnos que está completamente hecha por dentro. 
  • Sacamos y la ponemos en papel absorbente. 
  • Pasamos a una tabla y cortamos en pequeños filetes. Rociamos con la salsa (la calentamos previamente si se ha enfriado) y adornamos (opcional) con unas rodajas finas de limón. 
  • El plato casa perfectamente con una guarnición de arroz basmati cocido.





A TENER EN CUENTA

Como no siempre pueden salir las cosas perfectas, si al cortar la pechuga descubren que queda un pelín cruda por dentro, metan al microondas medio minuto a baja potencia (500-600 W) y séquenla (porque soltará algo de jugo) antes de cortarla.

Si hacen el doble de cantidad, es decir, dos pechugas, o utilicen una sartén grande para freír las dos a la vez, o si la hacen en una pequeña y fríen una detrás de otra, antes de meter en el aceite la segunda pechuga, limpien el aceite con una espumadera de los restos de maicena porque se queman con suma facilidad. 

El aceite de freír las pechugas en maicena no es reutilizable. Reciclenlo.