11.3.12

Pasta con salsa boloñesa




Desde pequeña he tenido reticencia a los macarrones inundados de tomate. No sé dónde los comería (porque mi madre no los hace así), pero tengo en mi paladar el recuerdo de la pasta pasada de cocción flotando en tomate frito. Sin nada más, ni un triste huevo. Una experiencia que no tengo fijada con claridad, pero que sin embargo me marcó de lleno.


Hasta hace unos días no me he atrevido a hacer una salsa boloñesa (¡hay que ver los que son los traumas!), y la hice porque los astros predispusieron que tuviera todos los ingredientes en casa y Pedro me diera la idea, ya que a mí no se me hubiera ocurrido en la vida.

Lo bueno de todo esto es que sigo rehuyendo de los macarrones hipercocidos con montañas de tomate frito, pero sin embargo volveré a cocinar una y mil veces mi pasta (al dente) con salsa boloñesa ¡Qué buena que está!



INGREDIENTES (2 personas):

  • 150 gr. de pasta (macarrones, espaguetis, tiburones, espirales...)
  • Un trozo de queso semicurado (o el que sea de nuestro gusto)
  • Orégano o albahaca


Para la salsa boloñesa:

  • Una ramita de apio
  • Una zanahoria 
  • 1/2 cebolla
  • 60 gr. de ternera magra
  • 60 gr. de magro de cerdo
  • 6 cucharadas de salsa de tomate
  • Una cucharada de vino tinto
  • Aceite de oilva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida





PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Lavamos las verduras. Quitamos los hilillos al apio y lo troceamos. Pelamos la zanahoria y la cortamos en rodajas. Troceamos toscamente la cebolla. 
  • Picamos las verduras en una picadora, hasta que queden muy finitas.
  • Troceamos las carnes y las picamos (también podemos decirle al carnicero que las pique)
  • En una sartén calentamos 2 cucharadas de aceite. Sofreímos las verduras.
  • A continuación agregamos la carne picada y removemos durante unos minutos.
  • Incorporamos la salsa de tomate, el vino tinto y una pizca de sal y pimienta. Cocinamos hasta que la salsa reduzca un poco. Reservamos.
  • Hervimos la pasta deseada en abundante agua hirviendo (sin sal, sin aceite, sólo agua) siguiendo las instrucciones del fabricante. Escurrimos.
  • Rallamos el queso.
  • Servimos la pasta en los platos, incorporamos la salsa y por encima el queso y el orégano o la albahaca (si la hiebra aromática es fresca, mejor que mejor).

31 comentarios:

  1. Un plato de pasta de mis favoritos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde ahora, también es de los míos, ¡qué tonta no haberla probado antes! Un beso

      Eliminar
  2. Que pinta tiene esa pasta...

    http://cocinandoconlaschachas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Debo decir que te quedaron muy pero muy buenos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ludmila, te aseguro que estaban deliciosos jeje Un beso

      Eliminar
  4. Yo creo que no hay nadie que no le guste los macarrones bolochesa...que ricossss. Ese platito me llevaba yo hoy para mi medio día jeje
    Besito Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay de todo en este mundo. Yo sin ir más lejos les tenía aversión porque me recodaba a la pasta pasada con mucho tomate frito. Y la boloñesa es mucho más, y mucho más rica. Un beso

      Eliminar
  5. A mi también me gustan cocidos al dente (en casa de mis padres se come hipercocida) y con poca salsa, así se puede degustar todo el sabor de la pasta, sobre todo si ésta es de buena calidad.
    Prueba la receta de boloñesa de la thermomix, sale buenísima.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concido totalmente contigo, Oli, pasta buena, al dente y salsa, en su justa medida.

      Un besote!

      Eliminar
  6. Es curioso lo que cuentas del recuerdo de aquellos macarrones, bueno, yo pienso que no hay nada mejor que una pasta bien cocinada y nada peor que una pasta mal cocinada, es como el arroz, te lo imaginas mal cocinado?
    A lo que iba, que la comida deja una impronta muy potente en nuestra memoria, del mismo modo que recordamos sabores de la infancia durante toda la vida, o aromas asociados a comidas para siempre, lo contrario también pasa, la aversión a un alimento que nos obligaron a comer, o que estaba realmente asqueroso. Menos mal que la razón, nos puede ayudar a vencer esas experiencias negativas, ya ves, sólo hace falta retomar la receta y hacerla a nuestro gusto.
    Una boloñesa como dios manda Laura, aunque yo no le pongo vino, la enriquezco así, como tu y en casa les encanta.
    Un beso muy grande y hasta pronto, esta vez de verdad. Aysss que tengo mariposillas en el estómago ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A qué sí? Son dos alimentos tan versátiles que están buenos con cualquier cosa, pero cómo estén tanto el arroz como la pasta mal cocinados, estropea el mejor acompañamiento del mundo.

      A todos nos marca distintos sabores y olores, igual con momentos buenos que malos. Y más a quienes estamos tan metidos en la cocina. Pero como bien dices, los años y la razón nos reconducen a volver a probar alimentos o recetas que rechazábamos antaño.

      El vino es prácticamente testimonial en la salsa, pero le da su gracia. No te puedes ni imaginar lo que disfruté comiendo este plato de pasta, no me podía creer que plato que me he negado a comer durante mucho tiempo me haya gustado tanto tanto. Pedro me volvió a decir hace un par de días que hay que repetirlo.

      Un beso enorme! Hasta muy muy prontito!

      Eliminar
  7. Me gusta todo tipo de pasta y con todo tipo de salsas aunque la boloñesa es la preferida en casa, eso sí la pasta "al dente" de lo contrario no puedo con ella. Muy buen plato.
    Un beso.
    Claudia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre al dente, Claudia! Que si no, no hay quien se los coma! jeej Un beso!

      Eliminar
  8. en casa no se la puedo poner de otra manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así está estupenda, pero bueno, tu hijo seguro que ampliará sus gustos con el tiempo. Un beso

      Eliminar
  9. Pero a quien no le puede gustar un plato de pasta bien cocinada? Te a pasado con los macarrones igual que a mi con el tomate crudo, era incapaz de morder uno por una cosa que me paso de pequeña y me he tirado 30 años sin poder comerlo, hasta que un dia le eche valor y todavia no he parado, que ricos....no me extraña que te hayan gustado tienen una pinta barbara. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los traumas ¡cómo nos marcan! Menos mal que con el paso del tiempo intentamos hacer frente a ellos y, mira por dónde, los superamos y pensamos en ¿por qué no lo habré probado antes? Un besote

      Eliminar
  10. conchi paniagua12 marzo, 2012 16:36

    Laura, leyendo la entrada, me he visto reflejada(en casa de mis padre se toman bastante pasados). Es un plato que prefiero hacerlo yo en casa. Una buena boloñesa tarda su tiempo en hacerse. Muy ricos con cualquier pasta.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo con los macarrones pasados aisssss que grimaaaa. Yo también prefiero hacer la pasta en casa. Yo no tardé demasiado en hacerla, teniendo preparada la salsa de tomate es mucho más fácil y rápido. Un besazo conchi!

      Eliminar
  11. Nunca he hecho los galets con salsa!! besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dolores, no hay costumbre, por lo menos en Málaga, de comer este tipo de pasta en sopa, yo siempre la he comido como un plato normal con su ssalsa. Pruébala, porque está igual de buena que los macarrones. Un beso.

      Eliminar
  12. ¡¡ Pués te han salido perfectos !! Yo tengo las dos vertientes, a mi marido le gustan tal cual tu los has preparado, con la salsa en su justa medida. Mis hijos en cambio "inundados" literalmente en muchisimo tomate...cuanto más, mejor (eso sí, tomate casero).....adoran la pasta con cualquier tipo de ingredientes, sea la salsa que sea (pero con mucho tomate)....
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno con sus gustos! Pero coincido contigo, con tomate casero todo sabe mucho mejor! Un besazo!

      Eliminar
  13. Lauritaaa..yo igual pero con muuuuucho queso y, como tiene que ser y nos aconseja Sofía Loren, la pasta al dente. Yo creo que tadas las abuelas y madres de esa época, cocinaban la pasta, mas bién pasaditas y con muuuucho tomate jejeje.
    Besotes preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejej Yo soy moderada hasta para eso, queso ¡por supuesto! Pero no demasiado, me gusta poder paladear todos los sabores del plato, hasta el poquito de apio y la zanahoria de la salsa. Me tendrías que ver comer, soy una disfrutona de las buenas...Un besazo!

      Eliminar
  14. La pasta al dente y salsa la justa como a mi me gusta, y esas hierbas dando aroma por dios que bueno.

    Besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos hasta en eso! A ver si un día tengo la oportunidad de invitarte a una buena boloñesa. Aunque estoy segura que la tuya tiene que ser infinitamente mejor! Un besazo guapísima

      Eliminar
  15. Laura soy Lucia de Almeria.Aunqe nunca te he dejado un comentario soy asidua a tu blog.espero q sepas qien soy.Besos para ti y los tuyos.CAMPOHERMOSO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía! Como no me voy ha acordar de ti, mujer! Hace muchos muchos muchos años que no nos vemos, pero hay recuerdos de la infancia que no se olvidan. Sé por mis padres que tienes dos niñas preciosas. Muchos besos para tu padres y hermanos, tu marido y tus hijas. Un beso grande!

      Eliminar
  16. ¡Qué recuerdos me traen esos cuernitos de pasta! En mi caso sin embargo no son un trauma, sino todo lo contrario: era una de las cenas más socorridas cuando estábamos de veraneo en Torre del Mar, con todos los primos compartiendo piso, habitaciones atestadas de camas plegables y turnos para la ducha... ¡me pido primen! Y tal como tú dices, los tristes cuernitos a palo seco nadando en tomate Orlando, ¡pues me encantaban! Ahora prefiero un buen plato de pasta boloñesa, con ese toque de hierbas ¡riquísimo! Bstos

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejarme tu comentario!