Quiche de acelgas, jamón y queso fresco






¡Buenos días! Vamos a empezar la semana con energía y comiendo bien bien y sano sano. Estoy segura que a la mayoría de las personas que me leen le gustan las quiches o tartas saladas. Son un alimento muy completo pero hay que tener bastante cuidado con el aporte calórico. La base de masa quebrada ya de por sí contiene una gran cantidad de calorías. Si a eso uniéramos un queso muy graso, la típica nata que se suele utilizar y embutidos o con carnes grasas, una pequeña proporción de quiche se convertiría en una bomba calórica y no equilibrada nutricionalmente.

Paella de invierno o arroz con pollo y verduras de temporada



¿No sabes qué hacer de comer para este fin de semana? Muchos habrán pensado en un arroz, es algo bastante típico. Al menos mi madre tiene la costumbre de hacer arroz los domingos desde que tengo uso de razón. Yo ahora en mi casa no lo cumplo, pero de vez en cuando disfruto de un buen plato de arroz a mi gusto.

Merluza con mejillones y gambas en salsa de tomate picante




Cuando descubrí esta salsa de tomate picante tan rica de María José (Blog Pasen y degusten) en sus mejillones, esos que yo hice en esta entrada, no tuve más remedio que utilizarla en otros platos. Para el arroz cocido es suprema, pero para esta merluza es el no va más. Los grandes amantes del pescado se relamerán con este plato.

Tortilla de berenjena





¡Por fin un plato salado y saludable! Les he sometido a una empachera de dulces que ya es hora de volver a la cocina del día a día. Y eso representa esta tortilla. Es una de mis favoritas y la hago muy frecuentemente en casa. Fue una de mis primeras recetas publicadas, pero como la foto era tan sumamente mala y por entonces no había descubierto mi toque especial, era de recibo que la reeditara para todos.

Bizcocho de membrillo




Aunque ya he acabado con la dulcería navideña, quería traeros esta receta dulce antes de proseguir con otros platos salados y más ligeros. El motivo es la temporalidad (y ya es un poco tarde). Ya es muy difícil encontrar membrillos, pero si pueden hacerse con alguno, les recomiendo encarecidamente que prueben este bizcocho. Lo he hecho unas cuantas veces este otoño-invierno y el sabor es simplemente delicioso, no se puede parar. Además, y aún siendo un dulce, he intentando hacerlo lo más sano posible con azúcar integral, harinas integrales y por supuesto, aceite de oliva virgen extra.

Plum-cake



Este año hemos pasado la Nochevieja en Requena (Valencia) con la familia de Lucía, mi suegra. Su hermano Álvaro y Mari Carmen y Nati, la hija de ambos, nos han acogido con toda la simpatía y generosidad del mundo y desde aquí quiero volver a darle las gracias por hacernos sentir como en casa. Recuerdos también a Luci, la otra hija, a la que pude conocer puesto que vive fuera y vino a visitar a la familia y a Isa, la otra hermana de Lucía que también estuvo con nosotros. Ahhh y ya que estamos de saludos, a toda la familia postiza de Albacete (Germán, Adela, Antígona, María, Merche, Mon, Inés...) a la que visitamos el día antes de Nochevieja y con la que pasamos un día fantástico.

Hojaldrinas




Desde la primera vez que nos reunimos para hacer dulces navideños nuestro grupo de blogueras malagueñas "Pipirrana" en 2010 (que no se ofenda los chicos, pero es que son minoría), quería probar a hacer hojaldrinas caseras. Las maravillosas hojaldrinas de Reme, mi gran amiga del blog Al sur del sur. Este año, con una gran insistencia de mi Pedro y con el gusanillo bien alimentado por el deseo de hacerlas, me puse manos a la obra. Les perdí el miedo, de ahora y por siempre. Aunque más elaboradas que otras recetas navideñas, las hojaldrinas merecen ocupar un lugar en mi recetario navideño. La diferencia es tan brutal con respecto a las hojaldrinas industriales que merece la pena invertir el tiempo necesario para disfrutar de ellas.

Turrón blanco y negro con arándanos




Me prometí insistentemente que no iba a hacer turrón casero para estas Navidades, bueno, realmente me prometí no hacer dulces. Con los colesteroles y los triglicéridos de la familia por las nubes no era lo más apropiado, y quería poner a todo el mundo en vereda (incluyéndome a mi), pero cuando vi que mi madre había comprado mantecados, hojaldrinas y varios turrones, pensé que si al final iban a hacer lo que les diera la gana y comer dulces navideños industriales, para eso los hacía yo. Además, el turrón (sobre todo el de chocolate) es tan sumamente fácil de hacer y con un resultado tan sorprendente, que no vale la pena gastarse la pasta en el supermercado por algo de mucha menos calidad.

Roscón de Reyes 2013 y mi tardío comienzo del nuevo año





Parece que llevo un mes de retraso. Sí, es así. Este roscón debería haber sido publicado hace casi un mes, como la tradición manda. Pero no ha podido ser.

Quiero disculparme con mis seguidores habituales, algunos de ellos me han preguntado si estaba mal de salud o qué me pasaba. Pues aquí va la historia: ya saben los que me siguen que cambié de trabajo hace tres meses. El cambio fue brutal, agotador tanto física como psicológicamente, y lo está siendo todavía, aunque en menor medida (aun así, estoy contenta con el cambio). A ello se le unió un cúmulo de eventos gastronómicos que no me quise perder y de los que disfruté a tope, pero el cansancio se acumulaba. Y por último, las circunstancias familiares con noticias bomba, tanto en lo bueno como en lo malo, hicieron que tuviera que parar para que mi cuerpo se recuperara. Volví con migrañas y eso fue el momento de decir "aquí se acabó". Relajarme, necesitar tiempo para mí.