Otras cocinas

Otras vivencias gastronómicas

Otros mundos

Quiche de calabacín y tomate



No suelo hacer quiches en casa, no porque no me gusten, ¡me encantan! Si no porque es entretenida y además, lleva nata. Para quienes no lo sepan, la nata no es "mi producto favorito en la cocina" sino todo lo contrario. Supongo que ya es por cabezonería, pero siempre intento buscar una alternativa. Y para la quiche he de reconocer que las alternativas a la nata que he probado no dan tan buen resultado.

Fartons caseros




Hace prácticamente un mes que celebré mi cumpleaños. Fue entonces cuando me decidí por fin a hacer fartons para acompañar a la maravillosa fuente de chocolate. En verano, cuando estuve en casa de mi gran amiga Puri, de Sabores de Viena, se nos ocurrió probar juntas a hacer fartons, algo tan típico de Valencia y que nunca habíamos hecho en casa. Aunque Puri es de Alicante, por toda la Comunidad Valenciana son los fartons muy conocidos y comprados. Pero he de decir que, como siempre, lo hecho en casa supera con creces a lo industrial. Los fartons son bizcochitos alargados, mulliditos, como una nube, que absorben cualquier líquido en el que se mojen, ya que su objetivo es acompañarlo de horchata (lo más típico en Valencia), café, chocolate o lo que nos apetezca. Se deshace este bocado casi celestial y levemente dulce cuando toca nuestro paladar. Son realmente exquisitos. 

Potaje de lentejas. Al estilo de mi madre y con el sabor de mi consorte



Yo siempre he pensado que para llegar a hacer filigranas en la cocina se debería empezar por lo esencial, por la comida de casa, la de todos los días, conocer los ingredientes, aprender a quererlos y cocinarlos desde los fogones propios. Saber hacer caldos de fondo, guisos de carne y pescado, potajes de legumbres y aprovechar absolutamente todo lo que nos brindan los alimentos cocinados. Sé que se puede llegar a ser un buen cocinero dentro de la cocina moderna sin haber aprendido a hacer un buen plato de lentejas.

Salmón marinado



Qué tonta he sido durante años. Con lo que me gusta el salmón ahumado y lo compro siempre como un artículo de lujo para ocasiones especiales. ¡Con lo fácil que es hacerlo! Puntualizo, este salmón no es ahumado, sino marinado, no toca el humo ni sal sal ahumada por ningún lado, pero así está igual o más bueno todavía.

Ensalada de mi huerta I


Los amigos cercanos sí lo saben y algunas personas que me siguen en facebook también, pero no es hasta ahora cuando voy a hacer la presentación oficial de mi huerto urbano




Hace un año que empezamos Pedro y yo con la andadura de conseguir la cesión de un huerto de propiedad municipal cuando nos enteramos que los estaban construyendo cerca de mi casa. Nos pusimos en contacto con la Junta de Distrito y lo solicitamos. Afortunadamente nos tocó en el sorteo uno de los 33 pequeños huertos de Molière (es así como se llaman). Es solo un bancal de 7,20 metros cuadrados pero que nos da muchas satisfacciones. Cultivamos ecológico en la ciudad y eso es un lujo.

Batido de fresa y plátano




Aissss, esto de estar unos días de vacaciones y encontrarme un poco en babia, ha hecho que no me de cuenta que hoy es el Día mundial del pan, ¡no me había enterado! Y yo sin tener preparada ninguna entrada con una buena hogaza, no tengo perdón...Qué le vamos a hacer, somos humanos.

Cambiando de tema, yo sigo estando loca con el tiempo, yo no sé vosotros, por la mañana a primera hora un frío que pela, y al mediodía, al menos en Málaga superando los 25º. Este fin de semana hemos superado los 30º y ¡con viento de terral! Por poner un ejemplo, no sé si hacer lentejas o una porra fresquita. 

Tarta de hojaldre con melocotón y I taller de galletas decoradas "Pipirrana"




Esta tarta la hice hace justo un mes para el cumpleaños de mi amiga Lourdes. Ella necesitaba y todavía necesita un empunjocito para pasar momentos difíciles, y hay estamos, intentando ayudarla en lo que se pueda. Por lo pronto se ha aventurado a hacer sus primeros cupcakes y galletas decoradas junto con mis chicas "Pipirrana".

De hecho, el jueves pasado nos reunimos en casa de Eli (más bien en su inmenso y estupendo garaje) en el I Taller de galletas decoradas "Pipirrana". Doce mujeres hacendosas decorando galletas y merendando también las varias delicias que llevamos entre todas. 

Crema de patatas con bacalao




El otoño es una verdadera locura. No sabes si va a llover, si va a hacer frío o un calorín de más de 30º. Si coger una chaqueta para que después la lleves solo en el brazo, o no llevarte nada y pillar un resfriado. No sabes si ir el fin de semana a la playa o a comer a una venta, algo más típico del invierno.

Bizcocho clásico de yogur y limón (con un toque diferente)



¿Quién no ha hecho nunca el típico bizcocho de yogur? Sí sí, ese del 1, 2, 3...Estoy casi segura de que la mayoría, como yo, fue el primer bizcocho que hicieron. Fácil y de resultado fantástico.

Macarrones integrales gratinados con salsa de tomate y nueces



No es algo muy habitual en mi casa preparar una pasta gratinada, por el tema del aporte de calorías del queso, pero también y sobre todo por cuestión de tiempo durante la semana. Por eso aprovecho en algún fin de semana para hacer un plato de pasta de este tipo.

Tarta de melocotón fácil




Hoy no me puedo nada más que dar las gracias a nuestra amiga Begoña, de Las Recetas de Marichu y las mías y a su hermana Paloma por el día que pasamos ayer Reme y yo en Nerja, inolvidable, de verdad. Gracias por estar tan pendientes de nosotras todo el tiempo, por descubrirnos un mundo infinito de posibilidades con la cocina y las manualidades, por abrirnos vuestra casa y enseñarnos todos sus tesoros (¡ay, esa cocina de mis sueños!), por ser tan simpáticas, tan generosas, por esa merienda es-pec-ta-cu-lar , incluida la exquisitez de la puesta de la mesa (todavía tengo en mi paladar el sabor de la tarta de uvas moscatel), por el paseo por el balcón de Europa con un día tan espléndido como el de ayer, por todo, por absolutamente todo. 

Pollo en salsa de champiñones




A Vito la conocí hace muchísimos años, puede ser 17 o 18, cuando nos apuntamos al taller de teatro del instituto. Cuando llegué a la Universidad seguí un par de años más, hasta que ya no pude compaginar los estudios, la escuela de idioma y el teatro. Un auténtica pena, porque el teatro era una de mis pasiones y pienso que mi profesión frustrada.