Mousaka de bonito (rápida, ligera y muy fácil)




Os propongo hoy una idea de cómo utilizar la conserva de bonito en aceite de la entrada anterior: una mousaka muy fácil de hacer y con un resultado espléndido, sobre todo si se utilizan unas conservas de pescado y salsa de tomate de calidad, ya sean caseras, como las mías, o compradas. La receta no lleva bechamel, lo que hace que sea más ligera y rápida de preparar.

Bonito en aceite




Soy una auténtica fan de las buenas conservas de pescado, y más aún desde que aprendí a hacerlas yo misma. Empecé con la caballa y seguí con el bonito. Las caballas en conserva están deliciosas, me encanta su sabor, pero ponerse en faena para conservarla es muy costoso al ser un pescado más bien pequeño y con muchas espinas. El trabajo es para echarle paciencia. Así que cuando probé la conserva de bonito ¡se hizo la luz! Con menos esfuerzo salen más botes de conservas. ¡Y qué conservas! No os podéis imaginar cómo disfruto por las mañanas con una buena tostada de bonito con rodajas de tomate.


Cogollos a la cordobesa



Cuando probé estos cogollos por primera vez no fue en Córdoba, sino en un bar que hay cerca de mi casa. Me parecieron tan simples, ricos y fáciles de hacer, que llegaron a convertirse en el toque de "verdura" de mi cena de Nochebuena. Sabía que si ponía ensalada se iba a quedar más de la mitad, a la vista de otros manjares más suculentos; sin embargo, estos cogollos a la cordobesa fueron toda una sorpresa para mi familia y no quedó ni gota de aceite en el plato.

Cazuela de fideos con almejas y gambas



Cuando yo era pequeña y mi madre hacía la cazuela de fideos siempre le ponía mala cara, ¡ea! que se me ponía entre ceja y ceja de que a mí no me gustaba la cazuela de fideos. Es cierto que los fideos gordos nunca han sido santo de mi devoción, no sé por qué, pero siempre he preferido los fideos finos. De todas maneras de pequeña esta majareta, porque el sabor que tiene esta cazuelita, con sus gambas malagueñas, las almejitas y las verduras (¡qué bien le pegan las alcachofas!) es para no parar de comer....

Mis croquetas del puchero (paso a paso)



¡Las croquetas son tan universales! y sobre todo las de aprovechamiento. En Málaga es de lo más típico realizar las croquetas con la carne sobrante de hacer el puchero. Pero en cada casa se les da un toque diferente. De hecho, mis croquetas son muy diferentes a las de mi madre (ella las hace con la carne del puchero, leche y taquitos de jamón), pero a mí me gusta aprovechar, además de la carne, las verduras y los garbanzos sobrantes, y utilizo el caldo del puchero en vez de leche para darles forma. A Pedro le encantan, dice que son muy parecidas al falafel pero con el toque malagueño.